El panorama descentralizado en Japón ha estado complicándose desde la emisión de medidas cada vez más estrictas hacia las casas de cambio y lanzamiento de ICOs. Una de las últimas regulaciones establece una orden de revisión y mejoramiento en contra de seis de los 16 exchanges autorizados en el país, tras supuestas sospechas de vinculación con grupos de la mafia japonesa, los yakuza.

La Agencia de Supervisión Financiera (FSA) dictó este viernes, 22 de junio, una orden de revisión hacia los exchanges Bitflyer, Tech Bureau, Bitpoint Japan, Btcbank y Quoine.

De hecho, tras la medida Bitflyer, que es una de las casas de cambio más grandes en el territorio por volumen de transacciones, recibió una sanción administrativa que la obliga a redactar un reporte de sus actividades, a ser entregado antes del 23 de julio.

De acuerdo con el ente regulador:

Hemos determinado que el exchange Bitflyer no se ha establecido un sistema de gestión eficaz para garantizar el funcionamiento adecuado y confiable del negocio, así como contramedidas contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Asimismo, no han establecido una sistema de control interno que permita evaluar el proceso de auditoría y de reducción de costos.

En respuesta a la medida emitida, Bitflyer se disculpó públicamente ante sus clientes y afirmó que estará haciendo lo posible por cumplir con las exigencias de la agencia de supervisión.

Por su parte, agregó que:

Si las deficiencias se confirman por casualidad en la información de registro de un cliente, será necesario volver a implementar el proceso de confirmación de la persona. Por lo tanto, en algunos casos, pedimos a los visitantes que vuelvan a presentar sus documentos de confirmación de identidad, por lo que lamentamos cualquier inconveniente.

También aclararon que hasta que el sistema de supervisión y configuración de confirmación de identidad no esté confirmado, “vamos a suspender voluntariamente la creación de cuentas por nuevos clientes”.

Por parte del organismo FSA, aún no ha habido una confirmación oficial, pero sí afirmaron que uno de los seis posee vínculos con grupos criminales organizados, o Yakuza. Tras este anuncio, el país estará reforzando sus regulaciones hacia las casas de cambio y, de seguro, anunciará próximamente el rumbo futuro del comercio digital descentralizado en el país.