El Consorcio Car Connectivity, dedicado a la colaboración entre empresas como Apple y Samsung para el desarrollo de estándares y soluciones globales para smartphones y tecnología para coches, ha publicado una lista de características para una llave digital que podría ser compatible con coches.

Con el apoyo de estas compañías, los usuarios podrían utilizar su iPhone o su Galaxy para desbloquear una gran cantidad de coches, seguramente de la compañía Tesla. Se espera que exista un consenso entre los diversos fabricantes de coches para que este sistema se estandarice en la industria, ya que en caso contrario, se invertiría mucho dinero y tiempo por parte de compañías que busquen fabricar sistemas similares.

El funcionamiento de esta llave digital se basaría en el desbloqueo del acceso al coche y el arranque del motor. En este sentido, el sistema utiliza tecnologías que existen en la actualidad, como la comunicación de campo cercano (NFC) y la infraestructura TSM (Trusted Service Manager) para que la clave universal funcione.

El rol de Car Connectivity es lograr una alianza entre todas las compañías involucradas en este tipo de soluciones con el fin de crear un estándar de llave digital para abrir coches y desplegar otras funciones. De hecho, la versión 1.0 de este sistema ya existe, pero actualmente la versión 2.0 está en desarrollo y podría llegar en el primer trimestre de 2019.

La principal diferencia entre estas dos versiones es que la primera incluye mecanismos mucho más sencillos de utilizar y la configuración sería impuesta por los fabricantes. La versión 2.0 plantea que los usuarios de smartphones puedan configurar el sistema por sí mismos.

En caso de que el consorcio logre desplegar esta tecnología de manera definitiva, quedará por ver si las compañías involucradas se ponen de acuerdo para desplegarla a escala masiva y finalmente verla en el mercado en menos de lo que esperamos.