A pesar de que hemos visto algunos casos donde smartphones han explotado en pleno proceso de carga, nunca se han reportado fallecimientos a causa de esta falla, que se debe en gran medida a las baterías de litio que utilizan estos dispositivos, las cuales pueden inflarse y prenderse en fuego.

Sin embargo, en Malasia ha sido reportada la primera muerte a causa de la explosión de un móvil. En concreto, Nazrin Hassan, director general del fondo de capital de riesgo llamado Cradle Fund, falleció luego de que uno de sus smartphones se incendió mientras se cargaba en su habitación.

A través de un comunicado de prensa, la compañía confirmó el pasado 15 de junio el incidente, asegurando que el informe post mortem concluyó que la causa de la muerte era una ‘complicación de las lesiones causadas por una explosión de un teléfono manual que se estaba cargando junto a él’.

Un informe de The Malaysian Insight cita a los familiares de Hassan asegurando que el móvil se calentó y explotó, ocasionando que un objeto le golpeara en la nuca. Según el reporte, Hassan habría tenido dos móviles cuando ocurrió el incidente, uno BlackBerry y Huawei, sin embargo, no se ha determinado aún cuál de los dos fue el que explotó.

Posteriormente, la policía dijo a un medio local que la causa de la muerte habría sido la inhalación de humo y las quemaduras en el cuerpo, información que aún no ha sido confirmada por las autoridades de manera oficial. Por su parte, los funcionarios del Departamento de Bomberos y Rescate de Selangor, instaron a los implicados en el caso a no sacar conclusiones precipitadas.

Como hemos dicho anteriormente, sería inusual que un móvil explota de forma tal que termine creando un proyectil que impacte contra la humanidad de una persona, a pesar de que las baterías de litio son propensas a hacer que estos dispositivos se recalienten y puedan prenderse en fuego.