Un investigador de seguridad de Google llamado Jake Archibald ha descubierto una vulnerabilidad crítica en algunos navegadores web actuales que podría permitir a los sitios web que visitan los usuarios acceder a contenido confidencial de otras cuentas que tengan en otros sitios o plataformas y cuya sesión hayan iniciado desde el mismo navegador.

A través de una publicación en su blog, Archibald afirma que la vulnerabilidad radica en la manera en la que los navegadores gestionan las solicitudes de origen relacionadas con el contenido multimedia.

Por ejemplo un sitio web malicioso podría utilizar la API de Service Work de Mozilla para cargar contenido multimedia dentro de una etiqueta (audio) desde un sitio remoto, y utiliza el parámetro ‘rango’ para cargar solo una sección específica de dicho archivo.

De ser explotada esta vulnerabilidad, podría permitir a los hackers conocer el contenido de tus mensajes privados de Facebook o incluso tus correos de Gmail. Archibald afirma que por cuestiones de seguridad, los navegadores web actuales no permiten a los sitios web realizar solicitudes de origen cruzado (control de acceso HTTP) a un dominio diferente a menos que éste lo permita de forma explícita.

Esto quiere decir que si los navegadores de Internet no responden de la misma forma al buscar archivos multimedia alojados en otros sitios, un sitio web visitado por el usuario podría cargar archivos de audio o video de diferentes dominio sin necesidad de solicitar permiso.

Archibald detectó que tanto Mozilla Firefox como Microsoft Edge permitían que los elementos multimedia mezclaran datos de diversas fuentes, dejando abierto el camino a un vector de ataque sofisticado para los hackers.

La vulnerabilidad fue llamada ‘Wavetrought’, y podría ser aprovechada por actores inescrupulosos para eludir la seguridad de los navegadores en lo que se refiere a las solicitudes de origen cruzado. Asimismo, Archibald publicó un video y un exploit de prueba donde muestra cómo un sitio malicioso roba su contenido privado de sitios como Facebook.

Los usuarios de Google Chrome y el navegador Safari están protegidos de esta amenaza, ya que cuentan con una política que rechaza estas solicitudes de origen cruzado al ver una redirección luego de que el contenido subyacente ha cambiado entre las solicitudes.

Los usuarios de Firefox y Edge, navegadores vulnerables ante este error, deben sentirse aliviados, puesto que ambas compañías han lanzado parches de seguridad en sus últimas versiones, lo que invita a actualizar de manera inmediata estos navegadores.

Más en TekCrispy