La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo ha realizado una votación realmente controvertida sobre el destino de la nueva reforma de derechos de autor de la Unión Europea (UE). El órgano legislativo ha votado a favor de medidas preocupantes para el futuro de Internet dentro de la UE e incluso más allá de esta región.

Durante las últimas semanas hemos podido conocer que la totalidad del ecosistema tecnológico europeo, incluyendo los usuarios y las empresas, experimentan momentos cruciales a medida que esta propuesta ha avanzado en su adopción.

¿En qué afecta a los usuarios este dictamen?

La comisión de asuntos jurídicos ha respaldado los dos elementos más polémicos de este paquete de reformas, que muchos críticos han advertido que podría tener un efecto de enfriamiento de la normativa de Internet, algo que podría afectar directamente a la libertad de expresión en línea.

El artículo 11 y el artículo 13 han sido el principal centro de atención, ocasionando una verdadera disputa entre quienes defienden la idea de un ‘Internet Libre’ y los que afirman que estas medidas apuntan a controlar que los derechos de los autores estén protegidos. Sin embargo, es conveniente ver qué es lo que dicen los artículos antes de opinar con propiedad.

Artículo 13, el algoritmo de la censura

El artículo 13 fue aprobado por la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo por una diferencia de 15:10 votos. A pesar de que aún debe votar el pleno del Parlamento el próximo mes de julio, es muy probable que su aprobación definitiva sea un hecho.

Su polémica radica en que este artículo exige a los buscadores, bien sea por medio de enlaces o almacenamiento, que filtren todos los contenidos que se enlazan o se alojan a través de algoritmos de IA que permitan rastrear la presencia de videos, imágenes o textos que infrinjan los derechos de autor. Esto quiere decir, que un algoritmo o software será el encargado de decidir si algo puede estar o no en Internet por temas de copywright.

Muchos expertos jurídicos, como Carlos Sánchez-Almeida, abogado especializado en derechos de autor e Internet, afirma que se trata de un artículo sumamente peligroso, porque se está dejando a una máquina tomar una decisión que debería sólo tomar un juez.

Actualmente, los buscadores y repositorios no están obligados a eliminar ningún elemento de sus sitios a menos que un juez así lo dictamine. Con este artículo, el contenido sería censurado desde el inicio, y la actuación del juez sólo llegaría si se presenta un reclamo de que dicho contenido no atenta contra la ley y debe ser publicado.

Artículo 11, el Canon AEDE

A pesar de que este artículo no goza de la misma polémica que el artículo 13, también ha sido el centro de denuncias por parte de los usuarios y ha sido aprobado el día de hoy por la comisión. Los especialistas jurídicos en tecnología aseguran que podría acabar con servicios como el de Google News, sobre todo si se aplica en conjunto con el 13.

Las ideas para crear este dictamen se basan en el Canon AEDE de España, también llamado Tasa Google, y lo expande hacia toda la Unión Europea. El objetivo de esta medida es que los editores tengan mucho más poder sobre los contenidos de su autoría, permitiendo que éstos cobren por enlazar.

Almeida considera que si se fusionan el artículo 11 con el 13, resulta una barbaridad y algo muy peligroso para las empresas y usuarios, ya que un robot podría rastrear todos los contenidos en Internet a fin de censurar los contenidos de derechos de autor, y dando la posibilidad a su creador que denuncie a la persona o entidad que publicó ese contenido.

No todo cambia

A pesar de que esta nueva norma busca cambiar la manera en que usamos Internet actualmente, no cambiará la totalidad de sus características. En concreto, más allá de que se habló mucho sobre si ocurriría o no, los memes no se verían afectados, al menos en países como España, donde la legislación actual de propiedad intelectual los ampara.

Asimismo, Wikipedia estaría incluida entre las plataformas que se ‘salvarían’ del dictamen, aunque todo seguirá dependiendo de lo que ocurra en julio, cuando el Pleno vote y finalmente conozcamos la decisión.

Evidentemente, es necesario que exista suficiente apoyo en el Parlamento para que las decisiones más positivas para los usuarios se tomen y, en este sentido, los opositores a los artículos han comenzado a hacer campaña para que se realice una sesión plenaria.

Más en TekCrispy