Recientemente se ha publicado una investigación de gran envergadura, contando con un grupo de participantes de más de un millón de personas por 30 años, a partir del cual se encontró una correlación de importante magnitud entre el padecimiento de trastornos relacionados al estrés, como el trastorno por estrés postraumático, y el riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes, tales como la artritis y la enfermedad de de Crohn.

Si bien es una relación que se viene planteando desde hace tiempo y el vínculo puede parecer obvio, en atención a la prevalencia de los síntomas relacionados al estrés, especialmente a nivel fisiológico, como el malestar estomacal, pérdida del apetito y taquicardia, las investigaciones relacionadas al tema no han sido tan comprehensivas del fenómeno.

Científicos crean un esófago humano en laboratorio

Por su parte, la nueva investigación, a partir de un diseño de tipo observacional, permitió realizar un seguimiento a más de un millón de personas en Suecia por 30 años. Tras esto, de la muestra se observó que más de 100.0000 participantes desarrollaron en algún momento algún trastorno relacionado al estrés, desde los más simples hasta los más complejos.

De forma específica, se observó que las personas que estaban constantemente expuestas a situaciones de estrés y que sufrían de algún trastorno relacionado, tenían entre un 30 y un 40% más de probabilidades de desarrollar alguna de las 41 enfermedades autoinmunes conocidas hasta el momento; bien sea artritis reumatoide, psoriasis, enfermedad celíaca, enfermedad de de Crohn, u otras.

Sobre esto, Unnur Anna Valdimarsdóttir, uno de los investigadores principales del estudio, plantea:

“Se sabe, por investigaciones previas, que el exceso de estrés puede alterar nuestro sistema inmunológico; pero este es el primer estudio que muestra el vínculo entre el Trastorno por Estrés Postraumático y otros trastornos relacionados al estrés y un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes en una gran muestra de individuos”.

En torno a esto, se vió que los riesgos de padecer alguna enfermedad autoinmune aumentaban en casos de personas que habían sido diagnosticadas a edades tempranas con Trastorno por Estrés Postraumático; adicionalmente, se observó que las personas que habían sido medicadas con antidepresivos por este mismo problema, poco tiempo después disminuían la probabilidad de desarrollar enfermedades relacionadas al sistema inmunológico.

No obstante, es necesario tener en cuenta el nivel de la investigación, pues al ser correlacional, solo puede analizarse la relación entre el estrés y las enfermedades autoinmunes, sin atribuirle causalidad a una variable o a la otra.

Esta mujer entró al quirófano por una cirugía de espalda y terminó perdiendo el riñón

En este sentido, lo más importante es que la investigación representa una evidencia de gran peso para respaldar los planteamientos respecto a la relación entre el estrés y las afecciones físicas, especialmente las que involucran al sistema inmunológico.

Entonces, a pesar de que no puede hablarse aun de causalidad, puede afirmarse, a modo de conclusión, que las enfermedades autoinmunes y las condiciones psicológicas de las personas se relacionan de forma compleja, lo que implica que, en la medida en la que se desarrolle conocimiento sobre ese vínculo, será posible desarrollar mejores tratamientos para muchas enfermedades, ya sea fisiológicas o psicológicas.

Referencia: Association of Stress-Related Disorders With Subsequent Autoimmune Disease, (2018). DOI: 10.1001/jama.2018.7028

Más en TekCrispy