Investigadores del Instituto Francis Crick de Londres descubrieron que las células pueden atrapar virus en una especie de jaula proteica, con el fin de evitar que se propaguen a las células vecinas. Adicionalmente, el estudio reveló que el virus vaccinia puede escapar de esta trampa reclutando proteínas adicionales para desmantelar la jaula y permitir la propagación del virus.

El virus vaccinia generalmente causa sólo síntomas leves en adultos sanos y, debido a que está estrechamente relacionado con el virus de la viruela, es un componente clave de las vacunas contra esta enfermedad.

Durante las infecciones por vaccinia, el virus se replica en el citoplasma de una célula huésped y luego se mueve a lo largo del citoesqueleto de los microtúbulos hacia la membrana plasmática, desde donde puede liberarse en el entorno circundante.

Algunas de las partículas virales permanecen unidas a la membrana plasmática y hacen que el citoesqueleto de actina de la célula se ensamble en “colas” que ayudan a los virus a moverse directamente hacia las células adyacentes.

El investigador Michael Way, del Laboratorio de Señalización Celular y Función Citoesquelética del Instituto Francis Crick, y autor principal del estudio explicó:

“Ahora hemos descubierto que los septinos, una familia de proteínas del citoesqueleto que controlan una variedad de procesos celulares mediante el ensamblaje en filamentos y estructuras en forma de anillo, ejercen su efecto antiviral formando estructuras parecidas a una jaula alrededor de las partículas virales, para suprimir la liberación del virus vaccinia de las células infectadas”.

Los investigadores descubrieron que los septinos se ensamblan alrededor de las partículas de vaccinia recién formadas poco después de que llegan a la membrana plasmática. Esta caja de septinos inhibe la liberación del virus y retrasa el ensamblaje de la cola que favorece a que el virus se propague a las células vecinas.

En el estudio, los investigadores evidenciaron que el virus vaccinia puede salir de esta trampa reclutando varias otras proteínas de la célula huésped.

Estos factores del huésped incluyen una proteína llamada dinamina que, conjuntamente con proteínas de ensamblaje conocidas como forminas, desplaza la caja de septinas al inducir la formación de una cola.

La inhibición de la dinamina o las forminas impidió que las partículas de virus vaccinia escaparan de la caja de septinas.

Los autores del estudio expresan que el enfoque celular de estructurar una jaula de proteínas para disminuir la propagación de ciertos virus, podría ayudar a los científicos a desarrollar mejores medicamentos antivirales.

Referencia: Septins suppress the release of vaccinia virus from infected cells. Journal of Cell Biology, 2018. https://doi.org/10.1083/jcb.201708091

Más en TekCrispy