Una compañía con sede en Estados Unidos quiere cambiar la forma en que muestran las matrículas las placas de los coches. En este sentido, ha obtenido la licencia para comenzar a probar sus nuevas matrículas digitales que utilizan papel electrónico en el estado de California.

En vez de mostrar números encima de una estructura rectangular de metal, las nuevas matrículas de Reviver Auto consisten en una pantalla digital, similar a una tableta, donde se muestra la matrícula del coche, sin embargo, también se puede proyectar información de interés, y es justamente en este aspecto donde sus ventajas resultan prometedoras.

La startup californiana ha comenzado a probar esta tecnología en 116 coches en la ciudad se Sacramento, con el fin de comprobar su seguridad, ventajas y posibles problemas. Los planes a futuro de la compañía incluye ampliar la instalación de las matrículas en muchos más coches, alcanzando al menos el 1 por ciento del total de coches con matrícula del estado de California.

Llamadas RPlate Pro, estas pantallas de matrícula cuentan con un panel LCD monocromático tipo e-Reader que está cubierto por un cristal protector. Además, funciona con su propia batería reemplazable. A pesar de que el estado de California aún exige las placas de metal tradicionales en la parte delantera del coche, estas placas analógicas irían dispuestas, por ahora, en la parte trasera.

El dispositivo estaría conectado a Internet, y haría posible la renovación manual de los registros de matrícula, así como también dará la posibilidad de rastrear la ubicación y el kilometraje de los coches robados. Además, cuando el coche está estacionado, RPlate Pro puede mostrar mensajes personalizados como anuncios de servicio público, anuncios pagados u otras alertas.

La venta de anuncios con este tipo de placas podría ser un buen negocio para el estado de California, reduciendo así la necesidad de fabricar placas de metal para coches. Sin embargo, el costo de las nuevas placas es un tanto exagerado: US$ 700 más una tarifa mensual de US$ 7, y podrán ser adquiridas en los concesionarios de los coches incluidos en las pruebas.

De momento, la tecnología se ha implementado en 24 coches, con planes de ampliar la cantidad de vehículos durante los próximos meses. Las RPlate Pro están disponibles en la ciudad estadounidense desde el pasado 1 de junio y actualmente existe una prueba piloto llevándose a cabo en la ciudad de Arizona, en Texas, con más ciudades anunciadas para comenzar a ver la tecnología muy pronto.