Cuando Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay llegaron a la cima del Monte Everest en el año 1953, podría decirse que era el lugar más solitario de la Tierra: un desierto privado de oxígeno a más de 8 mil metros de altura. Desde entonces, los más de 4000 escaladores que han imitado la hazaña y los cientos que cada año lo intentan, han convertido la prístina montaña  en un verdadero basurero.

En los últimos 65 años la gente ha dejado botes de oxígeno, equipos de escalada rotos, basura, tiendas de campaña, desechos humanos e incluso cadáveres, lo que equivale a toneladas de basura.

El montañista Mark Jenkins, en un artículo para la National Greographic, describió la situación expresando:

“Las dos rutas estándar, la Cordillera del Nordeste y la Cordillera del Sudeste, no sólo están peligrosamente atestadas sino también asquerosamente contaminadas, con basura que se filtra de los glaciares y montañas de excrementos humanos que ensucian los campamentos altos.”

El presidente de la Asociación de Montañismo de Nepal, Ang Tshering, advirtió que la contaminación, particularmente los desechos humanos, ha alcanzado niveles críticos y amenaza con propagar enfermedades en el pico más alto del mundo.

Los escaladores pasan semanas aclimatándose alrededor de los cuatro campamentos establecidos entre el campamento base ubicado a una altura de 5.300 metros (17.380 pies) y la cumbre. Los campamentos tienen tiendas de campaña y algunos equipos y suministros esenciales, pero no tienen baños.

Los escaladores generalmente cavan hoyos en la nieve para usarlos como inodoros y dejan los desechos humanos allí. Esto se ha venido repitiendo sostenidamente en las últimas 6 décadas, pero ha presentado un incremento alarmante desde finales del milenio; la cifra acumulada se estima asciende a 12 toneladas (26.500 libras) de excremento humano.

En el campamento base, donde hay más cargadores, cocineros y personal de apoyo durante la temporada de escalada, hay tiendas de campaña con tambores para almacenar los desechos. Una vez llenos, los tambores se transportan a un área más baja, donde los desechos se eliminan adecuadamente.

Dawa Steven Sherpa, quien lidera las expediciones de limpieza de Everest desde 2008, dijo que algunos escaladores llevan bolsas desechables de viaje para usar en los campamentos superiores; no obstante, estos esfuerzos son insuficientes.

Pero hay personas que se esfuerzan por limpiar contaminación humana más allá de los excrementos. Un grupo de artistas nepalíes ha recogido 1,5 toneladas de basura del Everest, incluidos los restos de un helicóptero accidentado.

El año pasado, el gobierno de Nepal instituyó una nueva regla que exige que cada escalador retire 18 libras de basura de la montaña, la cantidad que estima que un escalador descarta a lo largo de la ruta.

Sin embargo, algunos de los equipos de escalada no cumplen y prefieren perder un depósito de 4.000 dólares, debido a que ese monto probablemente no represente una pérdida significativa, cuando se compara con los hasta 100.000 dólares que se paga por realizar la travesía.

Referencia: Nepal official says human waste on Everest a major problema. Associated Press, 2015. https://goo.gl/THW3G5

Más en TekCrispy