La presencia de la Luna es uno de los hechos más inquebrantables que puede haber. La posibilidad de poder cada noche admirar su estampa nos ofrece, además de iluminación, seguridad e inspiración para muchas de nuestras actividades. Pero, más allá de ser el ornamento nocturno predilecto de la humanidad, la Luna tiene una marcada influencia en el devenir terrestre, lo que nos lleva a pensar ¿qué pasaría en la Tierra si repentinamente dejara de existir la Luna?

En ese escenario, probablemente lo que primero que notaríamos es que la noche sería significativamente más oscura. La superficie de la luna refleja la luz del sol, iluminando nuestro cielo nocturno; la ausencia de ese faro favorecería la visión de las estrellas, pero sería un factor perturbador para los animales.

Este extraño trastorno hace que la gente perciba olores fantasmas

La siguiente diferencia inmediata serían las mareas. Debido a que la luna está tan cerca de nosotros, la atracción de su gravedad impacta nuestro planeta. Esa fuerza es lo suficientemente fuerte como para arrastrar nuestros océanos hacia adelante y hacia atrás, provocando las mareas. Sin la luna, las mareas subirían y bajarían a un ritmo mucho más lento, alrededor de un tercio de su fluctuación actual.

Una reducción tal de las mareas alteraría drásticamente los ecosistemas costeros, potencialmente destruyendo muchos de ellos e interrumpiendo el flujo de energía, agua, minerales y otros recursos. Ecosistemas enteros existen en las áreas oceánicas entre mareas altas y bajas; en estos espacios, muchas especies dependen del ir y venir diario de la marea para sobrevivir.

Los movimientos de marea también ayudan a impulsar las corrientes oceánicas, que a su vez dirigen los patrones climáticos globales, a medida que las corrientes distribuyen el agua caliente y la precipitación en todo el mundo. Sin ellos, las temperaturas regionales serían mucho más extremas.

Pero la ausencia de la Luna podría causar incluso cambios más disruptivos, aunque en una escala de tiempo mucho más larga. Sin la gravedad de la luna manteniendo la Tierra en su lugar, la inclinación del eje de nuestro planeta probablemente cambiaría drásticamente con el tiempo.

La Tierra podría pasar de no inclinarse y prácticamente desaparecerían las temporadas estacionales, lo que provocaría cambios climáticos extremos.

¿De dónde proviene el agua de nuestro planeta?

Adicionalmente, la gravedad de la Luna tiene una influencia directa en el movimiento de rotación de la Tierra. Hace millones de años un día tenía una duración de un poco más de 8 horas y ha sido la Luna la que ha influenciado para que hoy disfrutemos de días de 24 horas.

La Luna no es sólo imprescindible para la vida en la Tierra hoy. Los expertos creen que también pudo haber desempeñado un papel clave en la formación de la vida hace más de 3.500 millones de años. Resulta que la luna no es sólo un faro de luz en el cielo nocturno. Su existencia es crucial para el delicado acto de equilibrio que hace posible la vida aquí.

Referencias:

Earth’s Moon Our Natural Satellite. NASA Science. https://goo.gl/9K9iZN

The Moon and the early Earth. Astronomy & Geophysics, 2013. https://doi.org/10.1093/astrogeo/ats039

Lunar orbital evolution: A synthesis of recent results. Geophysical Research Letters, 1999. https://doi.org/10.1029/1999GL008348

Más en TekCrispy