Más allá de los escándalos de privacidad que han manchado la reputación de Facebook durante los últimos meses, las redes sociales suelen ser una de las herramientas preferidas de pedófilos y otros delincuentes que buscan aprovecharse de la inocencia de los niños.

Además, los contenidos que se promueven a través de estas plataformas, suelen ser perturbadores para un menor de edad, sobre todo si no cuenta con la asesoría de un adulto. Por ejemplo, Twitter ha querido controlar el acceso a menores a su red social prohibiendo a los menores de 13 años tener una cuenta. Pero más allá de eso, los padres suelen actuar bajo un instinto protector y prohibir a sus hijos acceder a esta tecnología.

Sin embargo, Glennon Doyle, fundadora de The Social Institute, una organización que promueve el uso positivo de las redes sociales, afirma que prohibirles totalmente a los niños el acceso a las redes sociales es un error.

Su afirmación se basa en un estudio realizado a través de diversas escuelas de EE.UU, donde comprobó su tesis de que, más allá de que los padres decidan prohibir el acceso a las redes sociales, los niños siempre van a estar un paso adelante. En sus charlas con miles de estudiantes en todo el país, descubrió cómo los niños y jóvenes se adelantan a sus padres y siempre tienen algo nuevo para descubrir en Internet.

En concreto, los niños entrevistados afirmaron que sus padres tienen poco conocimiento sobre videojuegos, redes sociales, aplicaciones como finsta o Calculator% que permiten escapar de la prohibición de Instagram por parte de los padres, etc.

Incluso, otros niños afirman haber creado cuentas de redes sociales sin que sus padres supieran, lo que hace concluir a la Doyle que los niños nunca dejarán de migrar a nuevas apps que son desconocidas para los padres.

Twitter mostrará a los usuarios si un tweet es eliminado por violar las políticas de la plataforma

La lección, según la experta, es que el hecho de prohibir las redes sociales no es realista, sobre todo en un mundo donde casi todo el entorno informativo está conectado a través de estas plataformas. Doyle menciona un estudio de CareerBuilder, que reveló que más de 2,300 gerentes de contratación no entrevistaría a aspirantes que no pudieron encontrar en Internet a través de un perfil de redes sociales.

En este sentido, afirma que lo correcto es instruir a los pequeños de una forma saludable sobre estas plataformas, creando modelos positivos que pueden impulsarlos a conseguir sus objetivos. Doyle considera que las reglas y prohibiciones no fomentan comportamientos positivos, o al menos no tanto como las relaciones abiertas y de confianza entre padres e hijos.

Asimismo, la experta afirma que recientes estudios determinaron que los propios padres pasan más tiempo en el móvil que los pequeños, lo que invita a reflexionar a los adultos sobre la atención que están prestando a sus hijos para mejorar su interacción en las redes sociales.

Finalmente, Doyle sugiere definir estándares sociales dentro de la familia para utilizar las redes sociales de forma positiva, algo así como un acuerdo entre todos los miembros. Por ejemplo, se deben definir las prioridades de visualización de contenido en plataformas como Netflix, definir una hora para dejar de utilizar el móvil, actualizar contraseñas constantemente, y definir estándares de publicación para evitar divulgar fotos o videos comprometedores.

Más en TekCrispy