Los investigadores de la Universidad de Stanford han presentado un nuevo sistema de mejora de la vista que imita la forma natural en que nuestro ojo corrige automáticamente el enfoque cuando observamos objetos de cerca. Su nombre es Autofocals, y será presentado con motivo de la conferencia SIGGRAPH 2018, a realizarse en Vancouver el próximo mes de agosto.

Autofocals fue creado como una alternativa a la presbicia, que consiste en la incapacidad del ojo para centrarse con claridad en objetos cercanos. Se trata de una enfermedad que afecta a las personas a medida que envejecen, sin embargo, su gravedad puede variar.

Los tratamientos actuales contra esta condición no logran ofrecer la visión natural de excelente calidad que una persona joven podría tener. La herramienta más utilizada actualmente para atacar este problema son los lentes de monovisión, que consisten en un lente de contacto que corrige la visión a distancia en un ojo, mientras que un lente de contacto en el otro ojo facilita la corrección de la visión desde cerca.

Según Nitish Padmanaban, autor principal del estudio y profesor de ingeniería eléctrica de Stanford, muchas personas con presbicia se han acostumbrado con el tiempo a las correcciones con estos lentes, pero no solucionaron totalmente el problema de enfoque. Por ello, Autofocals surge como una alternativa para restaurar esta experiencia.

En este sentido, el sistema imita la manera en que los ojos responden con naturalidad a las distancias y a las profundidades variantes. Combina los datos de los rastreadores oculares y los sensores de profundidad e impulsa de forma automática los objetivos sin foco con el objetivo de lograr una visión ‘casi perfecta’.

Autofocals representa el logro más grande de una larga lista de intentos anteriores que buscaban crear un sistema automático de corrección de la visión. Ahora, por primera vez, los investigadores lograron fusionar dos rastreadores oculares y una cámara de profundidad en un mismo sistema.

Luego de probar esta tecnología con 24 pacientes entre 51 y 81 años de edad, los investigadores informaron que estos experimentaron una mejor actividad visual a corta distancia. A pesar de que ninguno de ellos experimentó una visión perfecta con Autofocals, los pacientes dijeron que el sistema era mucho mejor que su método actual de corrección de la vista. La investigación aún tiene mucho camino por recorrer y los expertos son entusiastas con respecto a sus alcances.