Es probable que durante los últimos meses, Apple haya modificado sus planes, y en vez de enfocarse en el desarrollo de coches autónomos, primero esté buscando la manera de crear un software de conducción autónoma de vanguardia para los coches futuristas que llegarán en algún momento.

Al menos eso es lo que revela una nueva patente de la compañía, divulgada por Patently Apple, donde se describen una serie de herramientas diferentes que podrían permitir a un usuario ceder más control al coche autónomo. En concreto, la publicación describe estas herramientas como ‘señales de intención’, que darían al coche la capacidad de saber exactamente a dónde quiere ir su dueño si éste ofrece alguna pista.

Una de las funciones de la tecnología consistiría en la posibilidad de que el usuario utilice un control o dispositivo externo para dirigir el coche. En este caso, el dispositivo no estaría conectado al coche, y permitiría guiar sus componentes electrónicos en la dirección deseada.

Sin embargo, la patente especifica otras funciones, como la posibilidad de que un usuario le diga al sistema que necesita comprar una herramienta para el jardín, y posteriormente el coche busque una tienda minorista donde estacionarse.

Asimismo, este software de conducción autónoma contaría con la posibilidad de controlar el coche mediante gestos y el smartphone. En concreto, un usuario podría señalar un punto específico con su móvil para que el coche de estacione allí. En este caso, el coche utilizaría el acelerómetro del móvil para determinar el punto exacto a donde está apuntando el usuario y la tecnología de reconocimiento de objetos para descubrir puntos de referencia.

La patente también describe el uso de un menú desplegable para aclararle al coche el destino exacto hacia dónde quiere ir el usuario, para que cuando utilice un comando de voz para pidiendo ir al supermercado, no estacione en cualquier supermercado cercano, sino que presente opciones para que el usuario escoja la de su preferencia.

Al tratarse de una patente, no es posible asegurar que esta tecnología en algún momento pueda llegar al mundo real, sin embargo, es interesante ver cómo Apple plantea el futuro de los coches autónomos y le ofrece al usuario un mayor control sobre ciertas tareas.