Playmaji mostró la consola Polymega, conocida anteriormente como Retroblox, con un diseño más actualizado. Se trata de un sistema modular que ofrece soporte a varios formatos de videojuegos utilizando secciones removibles que muestran en pantalla su interfaz respectiva.

Es el sueño hecho realidad de todo nostálgico de los videojuegos, pues combina un sistema en el que se reúnen todos los juegos clásicos de las consolas retro como la NES, SNES o SEGA, que funciona como un Steam pero de videojuegos retro, con el añadido de que también puedes jugar con cartuchos o CDs, además de tener unos puertos para conectar los controles.

Playmaji debutó en la E3 del año pasado y regresó este año con una campaña para pre-ordenar el producto, aun cuando trata de reunir el dinero necesario para conseguir las licencias de los videojuegos. En 2017, evitaron el camino del crowdfunding y logró reunir 500 mil dólares de inversionistas, según de acuerdo con el director y cofundador, Bryan Bernal. Este año buscan armar una campaña de pre-venta en los próximos tres meses y estiman comenzar a enviar las consolas hacia finales de este año.

Si bien existen otras consolas con sistemas similares, Polymega parece tenerlo todo en un solo lugar, aparte de reunir títulos de todas las consolas retro, y de servir como puente entre el pasado y el presente, tiene como buen elemento diferenciador el hecho de que se pueda transmitir en Twitch y en YouTube.

La compañía apunta a obtener la licencia de 50 videojuegos, como mínimo, pudiendo llegar hasta 100 títulos, pues quieren brindar una interesante experiencia a los jugadores sin alentar la piratería. Hasta que no se consigan las licencias, los jugadores se ven limitados a utilizar sus propios juegos de cartucho o de CD.

El precio inicial para el producto ronda los 250 dólares con sets modulares que permitirán a los usuarios subir juegos de diferentes consolas, cuyo costo individual es de 60 dólares. Cada uno incluye controles que se asemejan a los originales de la NES y SEGA.