El fabricante de hardware Intel lanzó recientemente sus unidades de estado sólido (SSD) impulsadas por su tecnología 3D XPoint, que dio la posibilidad a los usuarios de utilizar la misma tecnología que la memoria principal del ordenador. De esta forma, quedaban descartadas las memorias DRAM y los datos no se perderían en caso de que la potencia del equipo se pierda.

La volatilidad de la memoria flash no existe en la tecnología 3D XPoint, por ello, permite una recuperación rápida del ordenador en caso de cortes de energía o problemas de software a nivel técnico. A pesar de que esta tecnología apenas está naciendo, Yan Solihin, profesor de informática en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, junto a sus colegas, han descubierto cómo mejorar los módulos de memoria impulsados por 3D XPoint.

Solihin cree que a pesar de que la memoria DRAM será reemplazada eventualmente por la tecnología 3D XPoint, esta última no es perfecta, porque es más costosa en términos de energía y el tiempo que le lleva la escritura de datos.

Por ello, con motivo del Simposio Internacional Nro. 45 de Arquitectura de Ordenadores, llevado a cabo en Los Ángeles la semana pasada, el equipo creó una forma de reducir la cantidad de escritura necesaria, con el fin de acelerar la memoria.

Según los investigadores, si la memoria principal de un ordenador no es volátil y tampoco lo es la SSD, no se necesita el proceso de convertir los bytes y enviarlos a la SSD o al disco duro cuando se busca almacenar datos que están en la memoria principal del ordenador.

Intel afirma que parche de seguridad para nueva vulnerabilidad reduce hasta en 8% el rendimiento de la CPU

A pesar de esto, todavía esta tecnología requiere de un proceso que evite que los registros se corrompan en caso de un bloqueo. En este sentido, el método que existe actualmente para prevenirlo lleva por nombre ‘persistencia ansiosa’, que implica grandes gastos a nivel general incluyendo un 9 por ciento a los tiempos de transacción. Esta sobrecarga incluye una gran cantidad de escritura en la memoria no volátil, aproximadamente un 21 por ciento más.

Los investigadores han desarrollado un nuevo método llamado ‘persistencia perezosa’, que requiere poco trabajo cuando la memoria funciona en condiciones normales, y cuando la situación se complica apenas requiere un poco más de esfuerzo. Para ejemplificar su funcionamiento, Solihin dijo que era necesario comprender cómo funcionaba la memoria caché, que conserva los datos usados más recientemente y expulsa aquellos más antiguos de la memoria principal.

En vez de usar el esquema de sobrecarga alta de la persistencia ansiosa, el nuevo método permite que este sistema de caché funcione, teniendo en cuenta que los datos en el caché saldrán de la memoria XPoint no volátil en algún momento. Sin embargo, en caso de requerir un trabajo más exigente, el proceso de recuperación de memoria es más complejo.

Solihin afirma que aún queda mucho por hacer, y mientras llegan los módulos Optane PC Persistent Memory en 2019, espera junto a su equipo localizar más fallas y optimizar el proceso de recuperación de memoria.