Los resultados de una investigación realizada por un equipo de científicos, muestran que la tasa de aumento del nivel del mar resultante del derretimiento de la capa de hielo de la Antártida se ha triplicado en los últimos cinco años.

El estudio revela que la capa de hielo antártico ha perdido 3.000 millones de toneladas de hielo desde 1992. Durante este período, el derretimiento producto de aguas oceánicas más cálidas, llevó a triplicar las tasas de pérdida de hielo en la Antártida occidental, de 53 mil millones a 159 mil millones de toneladas por año.

Las capas de hielo de la Antártida contienen la mayoría del agua dulce del planeta. Teóricamente, si se derritieran por completo, el nivel del mar en todo el mundo aumentaría en 58 metros (190 pies), lo que representa una amenaza existencial para las  naciones insulares y las comunidades costeras.

Por esta razón los científicos han estado siguiendo de cerca la pérdida de hielo en las últimas décadas, a fin de comprender los impactos actuales y futuros del cambio climático.

La presente investigación fue realizada por el Ice Sheet Mass Balance Inter-comparison Exercise (IMBIE), una colaboración internacional de científicos polares creada en el año 2011 para mejorar las estimaciones del aumento del nivel del mar a partir del deshielo de las capas de hielo.

Para este estudio, los investigadores combinaron datos sobre la cubierta de hielo de una serie de satélites, incluida la misión Gravity Recovery and Climate Experiment (GRACE) de la NASA y la misión CryoSat de la Agencia Espacial Europea.

Luego, el equipo de científicos utilizó modelos para ajustar los datos, a fin de tener en cuenta los procesos físicos que podrían haber influido en los cambios en el nivel del mar. Los resultados revelan claramente una aceleración en la tasa de derretimiento de la capa de hielo de la Antártida.

Los investigadores encontraron que antes del año 2012, la Antártida estaba perdiendo hielo a una tasa constante de 76 mil millones de toneladas por año. Desde entonces ha habido un incremento que ronda el 300 por ciento; entre 2012 y 2017, el continente perdió 219 mil millones de toneladas de hielo por año.

La Antártida Occidental ha experimentado el deshielo más acentuado, en gran parte debido a la rápida retirada de los glaciares Pine Island y Thwaites. En la Península Antártica, el extremo norte del continente, la aceleración del colapso de la plataforma de hielo ha aumentado la pérdida de hielo de 7.000 millones a 33.000 millones de toneladas por año desde 1992. Sin embargo, la Antártida oriental parece estar relativamente equilibrada.

La razón por que la Antártida Occidental puede ser más vulnerable al derretimiento es porque está compuesta en gran parte de glaciares marinos, que se apoyan en la tierra debajo del nivel del mar. Cuando la cara de un glaciar se encuentra con el océano, el agua tibia puede derretirlo desde abajo.

Investigaciones previas sugieren que el calentamiento global podría estar elevando las temperaturas oceánicas y provocando cambios en las corrientes oceánicas, que llevan agua tibia a la superficie del mar.

Aunque la investigación no estuvo orientada a hacer predicciones sobre cómo el derretimiento de la Antártida podría influir en el aumento del nivel del mar, los investigadores expresan “preocupaciones para el futuro”.

Referencia: Mass balance of the Antarctic Ice Sheet from 1992 to 2017. Nature, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41586-018-0179-y

Más en TekCrispy