La compañía de transporte Uber podría estar desarrollando una tecnología que detectaría si los usuarios de su app están bajo los efectos del alcohol o algún estupefaciente. Así lo sugiere una solicitud de patente de la compañía, presentada esta semana ante la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de EE.UU (USPTO, por sus siglas en inglés).

La patente describe un sistema que podría identificar si alguien muestra un comportamiento anormal o poco característico cuando usa la app de Uber. En la publicación se describen un conjunto de datos que podría utilizar la compañía para determinar el nivel de ebriedad de un usuario a través de su app.

La velocidad del coche, los errores tipográficos inusuales que ocurren cuando ingresan datos en la app, la forma de sostener el móvil e incluso si el smartphone se mueve. A pesar de que la solicitud de patente no especifica concretamente que esta función se utilizará para saber si alguien conduce bajo los efectos del alcohol, está descrita como una forma de ‘predecir el estado de un usuario mediante el aprendizaje automático’ y habla de ‘estados de usuario no característicos’.

En caso de que la Inteligencia Artificial (IA) detecte actividad inusual por parte del usuario, adaptará los servicios de la compañía según sea el caso. La solicitud de patente sugiere algunas formas en que la compañía podría actuar, como dirigir a los usuarios a sectores con mejor iluminación, acercarlos hacia conductores mejor capacitados para tratar con pasajeros ebrios, etc. Asimismo, se afirma que la tecnología podría ser usada para evitar que los usuarios se reúnan con otros pasajeros en estado de ebriedad.

A pesar de que podría tratarse de una medida útil para los pasajeros en estado de ebriedad, esta tecnología también deja ver los métodos actuales de recopilación de datos de Uber, y cómo podría estar abusando de la privacidad de sus usuarios con el supuesto fin de ‘mejorar sus servicios’.

Asimismo, este sistema podría poner en riesgo los usuarios bajo los efectos del alcohol, ya que según un informe reciente de CNN, al menos 103 conductores de Uber en Estados Unidos abusaron sexualmente de pasajeros en los últimos cuatro años, muchos de los cuales estaban ebrios.