Los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) han desarrollado un nuevo sistema que podría ofrecer una fuente de agua potable de bajo costo para las ciudades que más necesitan el vital líquido, mientras que reduce los costos operativos de las plantas de energía.

En concreto, se trata de un sistema que permite recuperar agua de las plantas de energía, y que nació de la idea de recuperar agua a través de la captura de gotas de vapor de las torres de enfriamiento y de la niebla natural.

A través de un comunicado publicado por el MIT, los ingenieros revelaron que al menos el 39 por ciento del agua dulce que se extrae de ríos, lagos y embalses en EE.UU es destinada a cubrir las necesidades de refrigeración de las centrales eléctricas que usan combustibles fósiles o energía nuclear, y gran parte de esa agua se pierde en forma de nubes de vapor.

Por ello, el sistema que han desarrollado podría evitar esa pérdida sustancial de agua e incluso podría convertirse en una gran fuente de agua potable para ciudades costeras donde el agua de mar es usada para enfriar las plantas de energía locales. En la publicación, los expertos explicaron el principio detrás de este concepto:

Cuando el aire, que es rico en niebla, se disipa con un haz de partículas cargadas eléctricamente, conocidas como iones, las gotas de agua se cargan eléctricamente y pueden ser atraídas hacia una malla de cables, similar a una ventana o pantalla colocada en su camino. Luego, las gotas se acumulan en esa malla, se escurren hacia un colector, y pueden reutilizarse en la planta de energía o ser enviadas al sistema de suministro de agua de una ciudad.

A pesar de que en la actualidad, existen métodos que incluyen mallas de metal o de plástico para capturar la niebla, son sistemas realmente ineficientes que recuperan apenas el 3 por ciento de las gotas de agua, debido a problemas de aerodinámica, según explican los ingenieros.

Debido a que el proceso de captura del agua en forma de vapor representa un proceso de destilación, el líquido que se recolecta es puro, incluso si se trata de agua contaminada o agua de mar. Por ello, Kripa Varanasi, profesor del MIT y líder del estudio, dijo que el agua obtenida podría destinarse sin problemas al sistema de agua potable de cualquier ciudad.

Gracias a este sistema, una planta de energía tradicional, de 600 megavatios, podría ofrecer hasta 150 millones de galones de agua anuales, lo que representa cerca de un 20 o 30 por ciento del agua que se pierde en estas torres de enfriamiento en plantas de energía.

Más en TekCrispy