El contenido sexual ‘no solicitado’ en Internet es una realidad que está lejos de ser eliminada. Aunque diversas plataformas incluyen medidas para reportar publicaciones, existen diversos métodos a través de los cuales personas inescrupulosas pueden acceder a usuarios menores de edad e invitarles a formar parte de este tipo de contenidos.

Una investigación publicada en la revista Journal of Adolescent Health, reveló que uno de cada cinco adolescentes entre 9 y 17 años de edad se expone a material no solicitado en Internet. Asimismo, el estudio encontró que uno de cada nueve adolescentes recibirá solicites en Internet no deseadas relacionada con este tipo de contenido sexual.

Entre los contenidos a los que pueden estar expuestos los niños y adolescentes destacan las imágenes y videos sexualmente explícitos en ventanas emergentes, en correos electrónicos no deseados, sitios web o incluso pueden estar expuestos a ellos sin buscarlos intencionalmente.

La publicación revela que las solicitudes no deseadas en Internet pueden incluir invitaciones para participar en chats privados con contenido inapropiado o en actividades sexuales, así como también ofrecer información sexual o pedirle a los jóvenes que envíen imágenes privadas a otro usuario.

Para la investigación, los expertos analizaron la información recabada de más 50,000 adolescentes en Estados Unidos, Europa y Asia, sin embargo, no pudieron determinar quiénes solicitaron a los jóvenes participar en dichos chats o los invitó a compartir videos o imágenes sobre ellos mismos.

A pesar de que en la mayoría de los casos, los adultos son quienes solicitan este tipo de información a los jóvenes, el estudio determinó que las solicitudes en Internet también pueden provenir de otros adolescentes de edades similares. Es decir, un adolescente puede pedirle a otro que comparta sus fotos de desnudos o videos de ellos mismos participando en actividades sexuales.

En la publicación se menciona que este tipo de acciones puede conducir a agresiones físicas contra los jóvenes, por ejemplo, al encontrarse con un extraño fuera de Internet y sufrir de violaciones o robos. Además, estos actores en línea pueden extorsionar a los jóvenes prometiéndoles divulgar sus imágenes privadas en caso de que no pague un rescate por ellas.

Actualmente, el 20 por ciento de los adolescentes está expuesto a este tipo de actividades, y el 11 por ciento a invitaciones no deseadas, lo que ha generado gran preocupación entre los investigadores involucrados con el estudio, quienes sugieren a padres y familiares ser más conscientes de los daños potenciales que existen en Internet.

Asimismo, se afirma que existen programas de educación sobre seguridad en Internet en algunas escuelas. Además, los organismos de vigilancia en línea han aumentado durante los últimos meses, dando paso a la llegada de más filtros de contenido y ayudando a bloquear el contenido sexual no deseado.