Hoy en día vemos muchos equipos con certificación IP68, es decir, un equipo que viene con protección contra el agua, el polvo y los golpes, como el caso del Oukitel WP5000 uno de los más resistentes del mercado, pero ahora, se le suma otro adversario. Se trata del buque insignia de la marca de la manzana: el iPhone X.

Este equipo no solo se ha convertido en el modelo a seguir para muchas firmas quienes han tomado su muesca como parte de sus diseños sino que, además la firma de Cupertino se ha cansado de decir que este es uno de sus modelos más autónomos y resistentes, aunque esto era cuestionado por muchos incrédulos, al menos hasta ahora.

Hace unos días un sujeto llamado Dallas, quién se dedica a grabar sus aventuras en diferentes ríos y se define a sí mismo como un buscador de tesoros, ha hecho un gran descubrimiento. Y es que ha publicado en su canal de YouTube, llamado Man + River, un  video sobre sus últimas inmersiones. En la que ha encontrado un iPhone X sumergido en el río.

Lo más sorprendente del asunto, es que el equipo llevaba sumergido dos semanas sin ningún tipo de protección y ¡aún funciona perfectamente!

Como se puede apreciar en el video, al localizar el móvil, Dallas se lo lleva a su casa y luego de esperar unos días a que el mismo se secara, procedió a cargarlo y posteriormente encenderlo.

Dallas no solo verifica que el móvil este funcional, sino que además contacta a la operadora, explicándole lo sucedido y logra devolvérselo a su dueña, tal parece que era su día de suerte, pues no solo recuperó su iPhone X, sino que Dallas le obsequió una playera de Man + River. Este video que hasta el momento cuenta con más de 11 millones de visitas ha sido uno de los más asombrosos.

Pero ¿Cómo es esto posible?

Pues desde el iPhone 7, estos dispositivos cuentan con una certificación IP67, es decir, protección contra el polvo y el agua, aunque solamente por una hora y un metro de profundidad, cosa que no es para nada el caso de este equipo, que como ya que hemos mencionado estuvo mucho más de ese tiempo sumergido y desde luego a una mayor profundidad.

Esto solo nos dice que el iPhone X o bien pudo haber estado descargado antes de ser sumergido, lo cual evito cualquier falla o daño al equipo, o simplemente nos encontramos frente a unos de los equipos con mayor resistencia comprobada hasta el momento.