Una de las consecuencias más graves de un ataque cardíaco es la formación de tejido cicatricial no agresivo en el corazón, lo que puede ocasionar posteriormente que el paciente sufra de insuficiencia cardíaca.

Ante esta situación, los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), parecen tener una alternativa, de la mano de un dispositivo implantado directamente en el corazón que permitirá administrar medicamentos directamente sobre ese tejido.

Generalmente, los medicamentos para tratar las enfermedades del corazón se administran a través de píldoras o se inyectan directamente en el órgano. En el caso de los medicamentos que se administran en el cuerpo como un todo, las dosis deben ser relativamente bajas, para minimizar los efectos secundarios en otras zonas del organismo, sin embargo, esto representa un problema, porque apenas una pequeña parte de dicha medicación termina llegando al corazón.

En estos casos, se necesitan aplicar inyecciones directamente en el corazón, lo que conlleva la realización de cirugías con el fin de acceder al órgano. Pues bien, es justo allí donde Therepi, el dispositivo desarrollado por el MIT, hace su aparición.

Se trata de un tubo delgado y muy flexible que cuenta con un depósito de polímero en un extremo, que se sutura y adhiere al tejido cicatricial del corazón. Luego, el tubo es dirigido hacia una abertura en la piel del paciente afectado.

Luego, se pueden administrar varias dosis de medicamento de forma manual en la entrada del tubo que está en la piel, que permitirá conducir el tratamiento hacia el corazón. La zona inferior del depósito de polímero está hecha de una membrana de policarbonato permeable y esponjosa, lo que permite liberar el medicamento gradualmente a través de él y colocarlo directamente en el tejido cicatricial.

Durante un mes de pruebas, los científicos administraron tratamientos basados en células madre a los corazones de un número no definido de ratas, donde vieron mejoras en los animales que recibieron altas dosis de tratamiento.

Finalmente, los expertos dijeron que esperan que Therepi pueda ser utilizado no solo en corazones, sino como una alternativa para administrar medicamentos directamente en otros órganos del cuerpo. Actualmente, el equipo trabaja en una versión biodegradable del implante que no requeriría que sea eliminado en una cirugía.

Referencia: Sustained release of targeted cardiac therapy with a replenishable implanted epicardial reservoir. Nature Biomedical Engineeringvolume 2, pages416–428 (2018). DOI: https://doi.org/10.1038/s41551-018-0247-5