De acuerdo a una revisión sistemática y metaanálisis de estudios longitudinales publicados, las personas con depresión tienen una tasa de envejecimiento mayor que las personas sin síntomas depresivos. Este vínculo podría hacer que el trastorno depresivo sea un factor de riesgo para la demencia y el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

La depresión, específicamente el trastorno depresivo mayor, es uno de los problemas más llamativos de la sociedad moderna. Cifras de la Organización Mundial de Salud revelan que la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo, afectando a más de 300 millones de personas a nivel global.

Los investigadores han evidenciado vínculos entre la depresión y un mayor riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad y cáncer, y sugirieron que la depresión está relacionada con un mayor estrés oxidativo y una respuesta inmune alterada, factores que aceleran el envejecimiento y aumentan la susceptibilidad a los trastornos relacionados con la edad.

El envejecimiento celular se produce como resultado de varios factores, pero una de las teorías más populares sobre el envejecimiento se ocupa de acortar los telómeros, complejos de nucleoproteína que cubren el extremo del ADN cromosómico y sirven para proteger la integridad del cromosoma.

Cuando una célula se divide, los telómeros necesariamente se acortan para compensar el ADN que se perdió en duplicación, lo que significa que normalmente se acortan con la edad, por lo que es uno de los indicadores comprobados para establecer el envejecimiento celular.

Una vez que los telómeros alcanzan una longitud críticamente corta, las células sufren apoptosis, es decir, muerte programada.

Los investigadores encontraron que la gravedad y la duración de la depresión de una persona guarda una gran correlación con telómeros más cortos, incluso después de considerar factores de estilo de vida, como fumar, el consumo de alcohol, el peso y otros aspectos que aceleran el envejecimiento celular.

En base a los hallazgos en este sentido, los investigadores manifiestan que aunque el trastorno depresivo mayor generalmente se clasifica como una enfermedad mental, su patología es evidente en las células de todo el cuerpo. Según los especialistas, este trastorno desregula varios mediadores biológicos, lo que contribuye al envejecimiento acelerado del individuo.

Es evidente que la desregulación de algunos de estos mediadores biológicos conduce al estrés oxidativo, lo que parece estar altamente correlacionado con el proceso de envejecimiento. El daño oxidativo ocurre cuando el cuerpo no puede hacer frente a los factores estresantes psicológicos y físicos.

Parece que aunque varios mediadores bioquímicos son responsables de la clara asociación entre depresión y envejecimiento acelerado, el estrés oxidativo es el mayor contribuyente a este fenómeno.

Los investigadores creen que es muy probable que el daño oxidativo celular causado por diferentes estresores psicológicos y físicos, represente el mecanismo que subyace al vínculo entre la depresión y envejecimiento acelerado.

Referencias:

Major depressive disorder and accelerated cellular aging: results from a large psychiatric cohort study. Molecular Psychiatry, 2013. https://doi.org/10.1038/mp.2013.151

Shortened telomere length in patients with depression: A meta-analytic study. Journal of Psychiatric Research, 2016. https://doi.org/10.1016/j.jpsychires.2016.01.015

Prospective association between major depressive disorder and leukocyte telomere length over two years. Psychoneuroendocrinology, 2018. http://dx.doi.org/10.1016/j.psyneuen.2018.02.015