Para nadie es un secreto que los países asiáticos tienen mala reputación con respecto a las condiciones laborales y los sueldos que se pagan en algunas fábricas, sin embargo, esta realidad parece estar lejos de ser erradicada y sólo se exterioriza cuando algún gigante tecnológico está involucrado en este tipo de abusos.

Ahora, China Labor Watch un grupo de defensa de los derechos de los trabajadores con sede en Nueva York, ha criticado a Amazon Inc y al fabricante por contratos Foxconn por lo que ha descrito como ‘condiciones de trabajo severas’ en una planta en China que fabrica el altavoz inteligente Amazon Echo Dot  y el lector de e-books Kindle.

El informe de 94 páginas del grupo de defensa menciona horas excesivas de trabajo, capacitación inadecuada, salarios bajos y dependencia excesiva de la contratación de trabajadores de envío en la planta de Hengyang de Foxconn en la provincia de Hunan, lo que representa una clara violación de la ley china, según China Labor Watch.

Actualmente, Foxconn es el fabricante de dispositivos electrónicos por contrato más grande del mundo, y cuenta con más de un millón de trabajadores entre sus filas. Sin embargo, la investigación de China Labor Watch, cuya duración fue de 9 meses, reveló que cerca del 40 por ciento de los trabajadores eran mensajeros, superando el límite de 10 por ciento establecido por la legislación china.

Una de las situaciones más preocupantes es que a estos trabajadores de envío se les pago la misma cantidad de dinero por las horas regulares de trabajo y por las jornadas extra, algo que representa un claro abuso de la normativa legal vigente, según Elaine Lu, representante del grupo de defensa.

En concreto, se conoció que estos trabajadores ganaron 14.5 yuanes (US$ 2.26) por hora, acumulando hasta 100 horas extra por mes, mucho más que las 36 horas permitidas según lo estipula la ley. De hecho, el informe afirma que los empleados trabajaron hasta 14 días consecutivos.

Por su parte, Amazon dijo en un comunicado que inspeccionó la fábrica el pasado mes de marzo y halló un par de problemas “preocupantes”. Según la compañía, se solicitó a Foxconn un plan de acción correctivo, afirmando que actualmente está monitoreando que se cumpla su demanda. El gigante del comercio electrónico citó su Código de Conducta para Proveedores como la herramienta que debe usar Foxconn para hacer los correctivos.

Finalmente, Foxconn dijo en un comunicado enviado a la prensa por correo electrónico que trabaja actualmente con el fin de cumplir con las legislaciones vigentes, asegurando que en caso de detectar irregularidades como las mencionadas en el informe de China Labor Watch, trabajarán para rectificarlas de inmediato.