La gigante de pagos estaría explorando el uso de Blockchains públicos para verificar de forma segura las tarjetas de pago en el punto de venta, según documentos recientemente divulgados.

De acuerdo con una solicitud de patente presentada en la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (USPTO) y publicada el día de ayer, Mastercard ha presentado un proceso de transferencia y recuperación para verificar las credenciales de pago de los usuarios sobre una “cadena de bloques accesible públicamente”.

El documento explica que el método bidireccional primero codifica una imagen de una tarjeta de pago y luego la almacena en el Blockchain, luego del cifrado, con una clave pública y privada. Tras una solicitud de recuperación cuando se realiza un pago, el sistema utilizará las claves privadas proporcionadas para descifrar la imagen para que pueda verificarse.

Al integrar este sistema con los dispositivos de punto de venta, Mastercard dice que las transacciones serían seguras, ya que no es necesario presentar físicamente la tarjeta y los usuarios no deben preocuparse porque sus credenciales de pago sean sustraídas del dispositivo.

Oficialmente, Mastercard declaró en el documento:

La transacción se puede llevar a cabo mediante la visualización de un código legible por máquina en el dispositivo de punto de venta, que además puede evitar el fraude y robo de datos, ya que la lectura de dicho código se puede controlar más fácilmente mediante el control de la pantalla subyacente. Se blinda fácilmente y, a menudo, se oscurece cuando está en un bolsillo o bolso.

El trabajo marca un esfuerzo notable por parte de Mastercard para utilizar un Blockchain público para, potencialmente, mejorar un problema común con su negocio de tarjeta base. Según algunas fuentes, el robo de tarjetas en cajeros automáticos y puntos de venta en todos los proveedores supone un robo de alrededor de US$ 2 mil millones por año, alrededor de todo el mundo.

Asimismo, otra exploración relacionada con Blockchain por Mastercard también se reveló en la actualización de la patente de ayer, que busca construir una cadena de bloques para permitir a los consumidores transmitir sus itinerarios de viaje y solicitudes de reserva a los comerciantes.

Escribir un comentario