Un nuevo informe de The Wall Street Journal (WSJ) ha puesto contra la pared a la compañía de Mark Zuckerberg en relación al ya conocido tema de la privacidad en la red social. En concreto, la publicación revela que Facebook sostuvo acuerdos con un grupo selecto de compañías para brindarles acceso especial a los datos de sus usuarios y de sus amigos, mucho después de que el CEO de la compañía afirmó que habían bloqueado el acceso a dicha información.

Según fuentes familiarizadas con el caso y documentos judiciales que respaldan las afirmaciones de WSJ, Facebook habría establecido convenios de intercambio de datos con empresas como Nissan Motors Co., o la institución financiera RBC Capital Markets. En total, serían 60 las compañías que tuvieron privilegios de acceso a los datos, luego de que en 2015, la compañía aseguró que había restringido esta información a los desarrolladores.

La publicación del WSJ revela además que estos acuerdos tuvieron una duración de varias semanas e incluso meses luego del anuncio de Facebook sobre la restricción de esta información. De momento, la duración de dichos acuerdos no está clara.

Dentro de la información a la que tuvieron acceso las compañías en cuestión destaca la lista de contactos o amigos de los usuarios, sus números telefónicos y un factor de medición conocido como enlace de amigo, que permite conocer cuán cercanos son algunos contactos de la red social.

Por su parte, el jefe de la Oficina de Protección al Consumidor de la Comisión Federal de Comercio (FTC) entre 2009 y 2013, David Vladeck, dijo al WSJ que los acuerdos mencionados en el informe podrían considerarse como una violación al acuerdo entre Facebook y la FTC, que establece que la compañía debe obtener permiso para compartir este tipo de información.

La excusa de Facebook es menos compleja que las acusaciones que sobre la red social recaen, y ha explicado que los acuerdos de intercambio de datos solo buscan mejorar la experiencia del usuario, asegurando que existe una confusión por parte de las fuentes vinculadas a la publicación del WSJ.

Facebook parece destinada a no salir de los titulares negativos de los principales medios de comunicación de EE.UU y el mundo, luego de las preocupaciones por vender anuncios a Rusia que influyeron en las elecciones presidenciales de EE.UU en 2016, y del uso indebido de datos de 87 millones de usuarios de la red social por parte de Cambridge Analytica para crear publicidad con el mismo fin.

Después de que Zuckerberg se presentara ante el Congreso de EE.UU solo han llovido críticas contra la plataforma, y más aún cuando han sido revelados informes que sugieren que la red social ha compartido datos de usuarios con empresas tecnológicas como Apple y Samsung.

Sin embargo, los legisladores norteamericanos volvieron a cuestionar a Facebook esta semana luego de que se conoció que la compañía también compartió datos con 4 compañías chinas, incluyendo Huawei, acusada de ser un medio para el espionaje en EE.UU por parte de Pekín.

Esta semana, el CEO de Cambridge Analytica, Alexander Nix, reconoció ante el parlamento británico que había recibido datos privados de usuarios de Facebook, y ayer, la compañía informó que debido a una falla en su plataforma, la configuración de privacidad de millones usuarios había sido modificada y se hizo público todo el contenido posteado por los usuarios.

Si algo queda claro con todo este embrollo es que Faceboook no ofrece garantía de privacidad a sus usuarios, y más allá de eso, ha sido capaz de compartir información sensible con otras compañías para mantener su negocio en un lugar privilegiado.

Escribir un comentario