Y Pestis

La peste, causada por la bacteria Yersinia pestis, es una enfermedad infecciosa que ha tenido un gran impacto en la historia humana. La bacteria es mejor conocida por sus tres casos históricos de pandemia: la Plaga de Justiniano del siglo VI, la Muerte Negra de la Europa medieval, y finalmente,  la Peste de Hong Kong, que se extendió por todo el mundo a finales del siglo XIX.

Las tres pandemias fueron causadas predominantemente por la forma más común de la enfermedad conocida como peste bubónica, la cual se produce por la transmisión de la bacteria Y. pestis a través de la picadura de una pulga infectada. Después de ingresar al cuerpo, las bacterias viajan a los nódulos linfáticos cercanos y se replican, causando una gran hinchazón o bubones.

Esta bacteria podría ayudarte a liberarte del estrés

A pesar de su importancia histórica y moderna, el origen y la edad de la enfermedad no se conocen bien. En particular, exactamente cuándo y dónde la bacteria Y. pestis adquirió el perfil de virulencia que le permitió la colonización y transmisión a través del vector de la pulga no está claro.

Después de realizar un análisis genético de los dientes de dos cuerpos que fueron enterrados el este del río Volga en Rusia, hace unos 3.800 años, un equipo de investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, encontró algo encontró algo sorprendente: un antepasado de la bacteria responsable de la Peste Negra, proporcionando evidencia de que la bacteria tiene orígenes al menos 1000 años antes de lo que los científicos habían pensado anteriormente.

El estudio de genomas de dos cuerpos descubiertos enterrados en Rusia reveló un antepasado de la bacteria responsable de la Peste Negra.

Los investigadores utilizaron los datos recopilados en combinación con las cepas Y. pestis previamente secuenciadas, para calcular la edad de su linaje recién identificado a alrededor de 4.000 años. Esto retrasa la edad propuesta de la peste bubónica en 1.000 años.

La investigadora Maria Spyrou del Instituto Max Planck y autora principal del estudio, expresó: “Nuestros aislamientos de Y. pestis de hace unos 4.000 años poseían todas las características genéticas requeridas para una eficaz transmisión por pulgas de la peste a roedores, humanos y otros mamíferos”.

Aunque estudios previos habían identificado sólo un linaje de Y. pestis presente en toda Eurasia durante la Edad del Bronce, el estudio actual sugiere que había al menos dos linajes de plagas circulando contemporáneamente, y que pueden haber abarcado diferentes características de transmisión y virulencia.

Estas bacterias muestran cómo la vida podría sobrevivir en Marte

Los investigadores indican que se requiere de nuevos estudios para determinar si los linajes prevalecieron por igual en las poblaciones humanas y el grado en que las actividades humanas contribuyeron a su propagación.

El estudio de genomas de víctimas de la plaga que provengan de la Edad del Bronce y la Edad de Hierro, podría ayudar a identificar eventos clave que contribuyeron a la alta virulencia y propagación de uno de los patógenos más notorios de la humanidad.

Referencia: Analysis of 3800-year-old Yersinia pestis genomes suggests Bronze Age origin for bubonic plague. Nature Communications, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41467-018-04550-9

Más en TekCrispy