En medio de las discusiones nacionales sobre la denominación de las criptomonedas, así como el destino que les depara en la Federación Rusa, Putin disipó el escenario aclarando que “las monedas digitales son un fenómeno que apenas está desarrollándose a nivel internacional”.

Este anuncio se dio durante la sesión anual de preguntas y respuestas en televisión nacional este jueves 7 de junio.

En este sentido, el presidente de Rusia comentó en detalle que:

Rusia no puede tener su criptomoneda, al igual que ningún otro territorio debería tenerla, pues cuando hablamos de monedas digitales, esto es debido a que es un asunto que va más allá de las fronteras de la nación y no inherente de nuestra jurisdicción. […] El Banco Central cree que las criptomonedas no pueden ser medios de pago y liquidación, no pueden ser un medio de acumulación y no están garantizadas por nada. Es por eso que nuestro enfoque debe ser cauteloso durante este período.

Aunque este enfoque no es del todo erróneo, considerando las medidas que están siendo evaluadas, y pronto serán impuestas, por organismos internacionales como el grupo G-20 y la Unión Europea.

A pesar de esto, los comentarios contradicen los anuncios efectuados en octubre del 2017 y enero del 2018, en los cuales el propio presidente Putin ordenó que el Ministerio de Finanzas establezca medidas para el lanzamiento, comercio, inversiones y almacenamiento de criptomonedas en el territorio.

Durante esa misma fecha, el pasado octubre, el ministro de comunicación y medios, Nikolai Nikiforov, había señalado que el presidente pretendía lanzar un “cryptoruble”; moción respaldada tambien por la directora del banco central ruso, Olga Skorobogatova, quien enfatizó la disposición de las autoridades de emitir su propia monedas digital.

En contra de todo pronóstico, es indudable que, aunque existe una cierta incertidumbre y opiniones contradictorias, para las autoridades en Rusia, las criptomonedas son un “fenómeno” que podría contribuir con el crecimiento del sector financiero del país en el futuro.

Escribir un comentario