Marte E1528403509820

Este es un día especial para la astronomía y las ciencias dedicadas al estudio del espacio, pues la Administración Espacial de la Aeronáutica y del Espacio, mejor conocida como la NASA, por sus siglas en inglés, ha publicado dos estudios que arrojan luz sobre la posible existencia de alguna forma de vida en Marte.

Particularmente, fueron publicadas dos investigaciones respecto al funcionamiento interno de dicho planeta; en el primero, se analizan las razones por las cuales existen variaciones estacionales del gas metano en Marte, mientras que, en el segundo, se expone el descubrimiento de moléculas orgánicas en las rocas de la superficie del planeta rojo, lo que pudiese ser evidencia de vida antigua.

Estos avances en astrobiología han sido posibles gracias a la información recabada por el vehículo de investigación llamado Curiosity que la institución logró posicionar en el planeta en el 2012, momento desde el cual ha estado recorriendo su superficie a fin de facilitar nuevos descubrimientos.

Así, Curiosity ha estado vagando en torno al Cráter Gale, un supuesto lecho lacustre, en el planeta rojo, rastreando suciedad y evaluando la composición atmosférica a fin de descubrir moléculas interesantes, especialmente aquellas que pueden dar luz respecto a la habitabilidad de Marte.

De esta forma, el instrumento de Análisis de Muestras en Marte analizó partes de la tierra en dicho planeta e identifico ciertas moléculas que contienen mucho carbono, azufre y otras con estructuras relativamente complejas; si bien se han encontrado frecuentemente moléculas orgánicas en el espacio, queda claro que en Marte hay una mayor cantidad de evidencias de que es posible la vida fuera de la Tierra. Veamos en detalle los descubrimientos.

Se confirma la existencia de metano y se analizan sus variaciones

Posible explicación de los cambios estacionales del metano en Marte. Fuente: NASA/JPL-Caltech

La primera investigación gira en torno al metano, una molécula orgánica simple que representa la base del gas natural. En este sentido, en el Planeta Tierra, el metano es producido, en mayor parte, por entes biológicos, por lo que este descubrimiento apunta a la posible existencia de vida en Marte.

Los estudiosos del espacio empezaron a detectar esta molécula para el año de 2003, confirmando a ciencia cierta su existencia en la atmosfera marciana en el 2015. Sin embargo, se desconocían sus fuentes, a pesar de que en 2017, la NASA anuncio que las cantidades de metano en el planeta parecían subir y bajar con regularidad a lo largo del año.

Luego de investigar estos patrones de comportamiento del metano en la atmosfera de Marte por más de cuatro años, los científicos descubrieron que esta molécula podía tener como origen ciertas acumulaciones de hielo congeladas, denominadas como “Clátratos de metano”, que vale acotar, también existen en el Planeta Tierra. De esta forma, fue posible entender los cambios estacionales de los niveles de metano en la atmosfera: las acumulaciones de hielo se derriten, permitiendo que el metano se escape.

Específicamente, el espectrómetro laser ajustable de Curiosity evaluó las cantidades de metano en la atmosfera marciana, a partir de lo que se encontró que los niveles promediaron en 0,41 partes por mil millones por volumen, mostrando una variación de 0,24 a 0,65 en función de la temporada.

Posiblemente, este metano, congelado por miles de millones de años, haya sido creado por algún ente vivo; sin embargo, existen otras formas en las que se produce dicha molécula, lo que implica que resulta complejo determinar a ciencia cierta cuál es el significado de estos descubrimientos en relación a la búsqueda de vida en el planeta rojo.

El descubrimiento de otras moléculas orgánicas y la posibilidad de vida en Marte

Curiosity. Fuente: NASA/JPL-Caltech/MSSS

En el segundo estudio, Curiosity recogió muestras del suelo del planeta en varios puntos del cráter de Gale, con una existencia que data de aproximadamente tres mil millones de años. Al analizar esto, se reconocieron diversas moléculas orgánicas que suelen encontrarse en rocas sedimentarias ricas en materias orgánicas del Planeta Tierra.

En cuanto a la posibilidad de vida, estos descubrimientos representan hallazgos sumamente prometedores. Al respecto, la astrobióloga Inge Loes Ten Kate, expone:

“La detección de moléculas orgánicas y metano en Marte tiene implicaciones de gran alcance a la luz de la vida pasada potencial en Marte. Curiosity ha demostrado que el cráter de Gale era habitable hace unos 3.500 millones de años, con condiciones comparables a las de la Tierra primitiva, donde la vida evolucionó en esa época (…) La cuestión de si la vida podría haberse originado o existido en Marte es mucho más oportuno ahora que sabemos que las moléculas orgánicas estaban presentes en la superficie en ese momento”.

No obstante, esto no significa que se haya encontrado vida en el planeta rojo, de acuerdo a Jennifer Eigenbrode, del Centro Goddard de Vuelo Espacial de la Nasa; más bien, de acuerdo a la experta, en función de los conocimientos que se tienen sobre la química y los minerales encontrados en el planeta, se piensa que es un ambiente habitable.

Así, es importante mantenerse escépticos respecto a la existencia de vida, extinta o no, en Marte, pues solo son moléculas orgánicas; entonces, para el momento, las investigaciones arrojan resultados en el campo de la química, más que de la biología.

Por último, aún quedan muchos descubrimientos por hacer respecto a Marte. Para el futuro, misiones tales como Insight y ExoMars pretenden investigar sobre la geología y la presencia de metano en el planeta, mientras que Mars2020 aportará más información sobre las moléculas orgánicas allí presentes, además de que intentará traer muestras al planeta Tierra.

Referencias:

  1. Background levels of methane in Mars’ atmosphere show strong seasonal variations, (2018). DOI 1126/science.aaq0131
  2. Organic matter preserved in 3-billion-year-old mudstones at Gale crater, Mars, (2018). DOI 1126/science.aas9185

Más en TekCrispy