Escultura Rey Biblico

Una pequeña pero extremadamente bien conservada escultura de lo que puede ser la imagen de un personaje bíblico, que data de más de 2.800 años, fue descubierta en la antigua ciudad de Abel Beth Maacah en el norte de Israel.

El hallazgo fue realizado el verano pasado en un gran edificio en el punto más alto de la ciudad antigua, que se menciona varias veces en la Biblia hebrea, por Mario Tobia, un estudiante de ingeniería de la Universidad de Jerusalén.

La escultura representa a un hombre con cabello largo y barba negra, portando una diadema amarilla y negra; tiene ojos oscuros, en forma de almendra y una expresión seria en su rostro.

Los arqueólogos afirmaron que la excepcional pieza está tallada en una cerámica vidriada llamada fayenza; la cabeza mide aproximadamente 2 por 2,2 pulgadas (5,1 por 5,6 centímetros) y una vez fue parte de una pequeña estatuilla, ahora perdida, que tenía entre 8 y 10 pulgadas (20 a 25 cm) en altura.

El investigador Robert Mullins, profesor en el Departamento de Estudios Bíblicos y Religiosos de la Universidad Azusa Pacific y codirector de excavaciones en la antigua ciudad, manifestó:

“A pesar de la pequeña e inocua apariencia de la cabeza, nos brinda una oportunidad única para mirar a los ojos de una persona famosa del pasado, un pasado consagrado en el Libro de las Eras”.

Los arqueólogos resaltan que la calidad del tallado y la ubicación aparentemente cuidadosa dentro de un posible edificio administrativo en la cima de la ciudad, indican que la pequeña escultura representa a una persona de élite; probablemente un rey, pero por ahora no hay manera de probar eso.

La datación por radiocarbono del material orgánico que se encuentra en la misma habitación en la que se encontró la escultura, sugiere que el objeto fue construido en algún momento entre los años 902 y 806 antes de Cristo. En ese lapso de tiempo, las fronteras de Israel, Tiro y Aram-Damasco, estaban cerca de la ciudad Abel Beth Maacah, y con frecuencia estas fronteras cambiaban, por lo que diferentes reinos llegaron a controlar la ciudad en diferentes momentos.

Bajo esta consideración, la escultura podría representar a varios monarcas, siendo el rey Acab de Israel, el rey Hazael de Aram-Damasco y el rey Ethbaal de Tiro, las principales posibilidades, pero hay muchos otros candidatos.

Las excavaciones en el edificio donde se encontró la pieza continuarán este verano, y los arqueólogos esperan encontrar más información que pueda ayudar a determinar a quién representa la pequeña escultura.

La escultura en miniatura se exhibe en el Museo de Israel en Jerusalén.

Referencia: A Royal Enigma: Ancient Head from Biblical City Displayed at Israel Museum. Azusa Pacific University, 2018. https://goo.gl/MZnLrx