Ejercicio Piernas 1 E1528398432336

Mente sana, cuerpo sano”, reza la sabiduría popular; sin embargo, estudios recientes han logrado demostrar que esta relación es bidireccional. Específicamente, nuevos descubrimientos plantean que la salud de nuestro sistema nervioso depende tanto de señales enviadas por los músculos de las piernas al cerebro, como de las directivas del cerebro hasta los músculos del cuerpo.

Particularmente, se trata de una investigación que ha roto paradigmas en torno a la medicina del cerebro y del sistema nervioso, aportando a la medicina evidencias importantes respecto a las razones por las cuales pacientes con enfermedades paralizantes, tales como esclerosis múltiple y atrofia muscular, ven empeorada su calidad de vida. Al respecto, el Dr. Raffaella Adami, investigador de la Universidad de Milán, en Italia, propone:

“Nuestra investigación respalda la idea de que las personas que no pueden realizar ejercicios de carga, tal como aquellos que están postrados en una cama o, incluso, los astronautas en viajes prolongados, no solo pierden masa muscular, sino que su química corporal se ve alterada a nivel celular, viéndose afectado su sistema nervioso”.

En torno a esto, el Doctor Daniele Bottai, coautor de la investigación, indica que su inquietud gira en torno a entender si las condiciones asociadas a las lesiones del sistema nervioso espinal son las responsables del empeoramiento de las condiciones de vida de los pacientes o, por el contrario, son las reducciones en la capacidad de movimiento los factores críticos que agravan estas enfermedades.

Para el estudio, la condición experimental implicó aplicar restricciones a los ratones respecto al uso de sus patas traseras por 28 días; durante ese tiempo, los sujetos experimentales continuaron su alimentación y se acicalaban normalmente, por lo que no había signos de estrés.

Luego se esto, los científicos analizaron un área de sus cerebros llamada zona subventricular, que tiene como función el mantenimiento de la salud de las células nerviosas y la producción de neuronas nuevas a partir de células madres.

Al hacerlo, encontraron que tras las limitaciones en cuanto a la actividad física, la cantidad de células madre neuronales se redujo en un 70%, al compararlos con el grupo control, conformado por ratones sin ningún tipo de limitación motora.

Igualmente, descubrieron que tanto las neuronas como los oligodentrocitos, células dedicadas al soporte y aislamiento de otras células del sistema nervioso, presentaron procesos de maduración defectuosos como consecuencia de la falta de actividad física.

En otras palabras, el estudio demuestra que ejercitar los miembros inferiores, especialmente actividades que implican cargar peso, genera señales que van al cerebro que favorecen la producción de células neuronales sanas, lo que es esencial para el cerebro y el sistema nervioso.

Por su parte, la reducción de la actividad física implica mayores dificultades en la producción de células nerviosas, elementos importantes para el manejo del estrés y para la puesta en marcha de mecanismos de afrontamiento que nos permitan enfrentar adecuadamente situaciones de la vida cotidiana. De acuerdo al Dr. Adami:

“No es una coincidencia el que debamos estar activos: caminar, correr, agacharnos para sentarnos y usar los músculos de las piernas para levantar las cosas. La salud neurológica no es una calle en sentido único con el cerebro diciéndole a los músculos que deben levantarse y caminar”.

En la misma línea, cuando los científicos analizaron las células individualmente, se dieron cuenta de dos cosas; primero, descubrieron que las restricciones físicas reducen las cantidades de oxígeno, lo que se traduce en ambientes anaeróbicos que alteran el metabolismo.

En segundo lugar, se encontró que reducir el ejercicio físico influye de forma negativa en la composición genética, especialmente en el gen denominado como CDK5Rap1, responsable de la salud de las mitocondrias, fuentes energéticas a nivel celular que liberan energía que puede usar el organismo.

En conclusión, los descubrimientos expuestos demuestran la importancia de la actividad física, especialmente el ejercicio de los miembros inferiores, para la salud de los seres humanos, además de aportar información sobre problemas importantes, tales como el impacto cardiovascular de un estilo de vida sedentario y trastornos degenerativos, tal como la enfermedad de la neurona motora.

Referencia: Reduction of Movement in Neurological Diseases: Effects on Neural Stem Cells Characteristics, (2018). https://doi.org/10.3389/fnins.2018.00336