Dioxido Carbono Extraido Aire Combustible

A pesar de que muchas grandes compañías parecen estar interesadas en reducir las emisiones de gases contaminantes hacia la atmósfera, parece que son pocas las organizaciones que se dedican a contribuir con acciones reales en la erradicación de este problema.

Una de ellas es una empresa con sede en Canadá, cuyos ingenieros han logrado crear una tecnología altamente rentable con el fin de capturar el dióxido de carbono presente en el aire y posteriormente transformarlo en combustibles limpios.

El proyecto está descrito en una publicación de la revista Nature, y no se trata de una tecnología de extracción de dióxido de carbono del aire, porque de hecho, esto ya existe, sino que más bien han logrado poner en marcha de forma exitosa una planta rentable que transforma los gases contaminantes en combustible.

El nombre de la compañía es Carbon Engineering, y más allá de que la publicación describe sus acciones como un proyecto, lo cierto es que sus labores de extracción de dióxido de carbono y generación de combustibles a partir de ellos es todo un hecho, lo que deja abiertas las esperanzas para eliminar este tipo de emisiones del sector transporte.

David Keith, fundador y director de la compañía en el área científica, afirmó en un comunicado que junto a sus colegas expertos realizó un análisis exhaustivo del proceso, estimando que una captura de dióxido de carbono tiene un costo de US$ 94 a US$ 232 por tonelada del químico extraído.

¿Qué nos dice el humo de los incendios forestales sobre el invierno nuclear?
Imagen cortesía de Carbon Engineering

En el informe se revela que estas estimaciones van en contra de la idea planteada por otros expertos que han llegado a afirmar que este proceso podría tener un costo de hasta US$ 1,000 por tonelada extraída. Además, Keith considera que este método es tan bajo que podría comenzar a utilizarse como alternativa viable para combatir las emisiones de carbono en el sector transporte.

El funcionamiento de la tecnología consiste en grandes ventiladores que atraen el aire hacia una solución de consistencia acuosa que identifica y captura el dióxido de carbono. Posteriormente, debido a la acción del calor y otros componentes químicos puede ser transformado en combustible o incluso se puede almacenar.

El combustible que resulta del proceso puede ser utilizado en los sistemas de distribución y toda la infraestructura del sector transporte actual. Steve Oldham, CEO de Carbon Engineering, afirmó que el mundo se quedará sin aire limpio muy pronto, y esta tecnología tiene el potencial para cambiar esa realidad a gran escala.

Referencia: A Process for Capturing CO2 from the Atmosphere. Joule. Available online 7 June 2018. DOI: https://doi.org/10.1016/j.joule.2018.05.006

Más en TekCrispy