Screen Shot 2017 10 24 At 9 30 41 Am

Nuevamente, el mercado de criptomonedas en la India sufre un duro golpe tras otra estafa, esta vez propinada por el llamado Flintsone Group, consorcio de construcción y bienes raíces del que posteriores investigaciones demostrarían que nunca había construido un edificio.

A través del Flintsone Group, los estafadores fingieron desarrollar el MTC o MoneyTrade Coin, atrayendo inversionistas mediante un ICO cuyo valor inicial era de US$ 3 por token, llegando a ascender hasta los US$ 6000 según los registros de la compañía.

No obstante, al ser una criptomoneda falsa y obviamente no estar disponible en ningún exchange, los inversores nunca pudieron reclamar sus supuestas ganancias. Asimismo, los empresarios que reportaron la estafa indicaron que habrían invertido hasta US$ 254.000 bajo la promesa de un retorno de 20 veces la inversión inicial, cosa que evidentemente nunca sucedió.

Hasta el momento, sólo se han realizado 2 arrestos referentes a la estafa, aunque se cree que hay más de 5 sospechosos en fuga, además de la presencia de oficiales de la policía involucrados en la estafa multimillonaria.

Además, la mente maestra tras el negocio; Amit Lakhanpal aparentemente abandonó la India con destino a Dubai para evitar acciones legales en su contra tras el allanamiento a su sede principal, en la que fueron incautadas hasta 53 laptops, sellos y documentos fabricados por la compañía.

En consonancia con esto, el sitio web de la supuesta criptomoneda MTC tiene todos los indicadores de ser una estafa, pues hasta el momento no se encuentra ningún White Paper, no hay una sección dedicada al equipo de trabajo, y las supuestas notas de prensa relacionadas no llevan a ningún sitio web.

Sin embargo, fotos de Amit Lakhanpal con numerosos políticos en su oficina le inyectaron una gran credibilidad a su proyecto, así como el hecho de que de alguna manera lograron obtener un artículo acerca de MTC en la filial de Forbes en el Medio Oriente.

Lo más preocupante de toda esta situación sería la implicación de numerosos oficiales de policía que ayudaron a encubrir a los malhechores, que lograron amasar montos que rondarían los 75 millones de dólares.