Perros Gripe

La capacidad de los virus de la influenza A (IAV) para albergar el salto de especies de reservorios animales a humanos presenta una amenaza pandémica en curso. Las aves y los cerdos se consideran los reservorios principales de la diversidad genética viral, mientras que los caninos se han limitado históricamente a uno o dos linajes de IAV, sin evidencia de transmisión a los seres humanos.

En la gran mayoría de los casos, el virus de la influenza se trasmite sólo a individuos de la misma especie. Sin embargo, en circunstancias inusuales, una mutación aleatoria puede permitir que un virus en particular “salte” a otra especie.

Por lo general, las pandemias de influenza se desencadenan cuando un virus salta de las aves a los cerdos, y luego, finalmente, a los humanos. Ahora, una nueva amenaza puede estar en el horizonte. Un nuevo estudio demuestra que el virus de la influenza puede saltar de cerdos a perros, lo que convierte a las mascotas en potenciales reservorios virales.

Los virus de la influenza en una población animal, donde hay muchas cepas virales en un lugar, pueden mezclarse para crear nuevas formas. Cuando las nuevas cepas saltan a los humanos, nuestro sistema inmunológico, que no tiene experiencia con estos patógenos desconocidos, queda desvalido y no puede ofrecer protección.

El ejemplo más reciente, la pandemia por H1N1 ocurrida en el año 2009, fue causada por un virus que comenzó en las aves; luego, se trasladó a los cerdos, donde recogió nuevos genes de los virus de la gripe ya presentes en los cerdos, antes de saltar a los humanos, donde causó estragos.

Luego de analizar detalladamente los genomas de 16 virus de la gripe de perros en la región autónoma de Guangxi en el sur de China, los investigadores presentan evidencia de que el virus de la influenza puede saltar de cerdos a caninos, y que la influenza se está volviendo cada vez más diversa en los caninos.

La investigadora Martha I. Nelson, de la División de Epidemiología Internacional y Estudios de la Población del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos y coautora del estudio, explicó:

“Identificamos dos IAV reordenados que recientemente hospedaron el cambio de cerdos a caninos en el sur de China, incluido un virus con potencial zoonótico conocido. Se generaron tres genotipos adicionales a través de eventos de recombinación en huéspedes caninos, lo que demuestra la capacidad de los perros para servir como ‘recipientes de mezcla’.”

Estos hallazgos indican la continua expansión de la diversidad de IAV en caninos con altas tasas de contacto humano. Los autores agregan que esta expansión requiere una vigilancia mejorada y una evaluación continua de las nuevas amenazas pandémicas.

Sin embargo, el estudio se completó en una sola región de China e involucró a un número relativamente pequeño de perros, lo cual no indica si la situación está muy extendida, razón por la que no es tiempo de alarmarse.

Es importante destacar que los virus de la influenza no han dado el salto de perros a humanos. No obstante, los investigadores aconsejan a las organizaciones gubernamentales y de salud pública, que comiencen a monitorear la influenza en los caninos y sigan investigando vacunas y otros procesos de control de infecciones.

Referencia: Emergence and Evolution of Novel Reassortant Influenza A Viruses in Canines in Southern China. mBio, 2018. https://doi.org/10.1128/mBio.00909-18