Qualcomm Snapdragon 850 Windows 10

La asociación entre el fabricante de hardware Qualcomm y Microsoft se ha hecho evidente en el proyecto de la compañía de Redmond de adaptar su sistema operativo Windows 10 a la arquitectura ARM. De hecho, ya hemos visto la primera generación de portátiles con procesadores ARM de Qualcomm, recursos que también vieron luz gracias a los smartphones de gama alta de 2017.

Ahora, con motivo de la Computex 2018, Qualcomm aprovechó para presentar un nuevo producto que demuestra que las alianzas entre este fabricante y Microsoft se mantienen. Se trata del nuevo Snapdragon 850, un procesador exclusivo para portátiles con Windows 10 y arquitectura ARM.

Este nuevo modelo de chip dispone de 8 núcleos Kyro 385 y va incorporado en la plataforma Always Connected PC (ACPC), en la que Qualcomm ha puesto gran parte de sus esfuerzos, y que promete dar más vida a la batería de los portátiles con Windows 10 que integren estos chips.

El año pasado muchas de estas promesas de autonomía fueron ofrecidas por Qualcomm, sin embargo, pese a que las baterías de portátiles con chips de ARM tenían una autonomía considerablemente superior a la de los portátiles equipados con chips x86, el rendimiento en gran número de las aplicaciones no dejó de ser insuficiente, incluso sin poder superar a los chips actuales del fabricante Intel en las pruebas realizadas.

Sin embargo, el proyecto tras ACPC no es una idea descabellada ni mucho menos, ya que los programas de uso frecuente por parte de los usuarios del ordenador serían programados nativamente con base en la arquitectura de ARM, mientras que las demás aplicaciones interpretaría las señales x86 al chip ARM. A pesar de que esta experiencia se vivió en 2017 con los Snapdragon 835, la satisfacción del usuario no fue su punto fuerte.

El Qualcomm Snapdragon 850 presentado hoy está inspirado en el ya conocido Snapdragon 845, ampliamente utilizado por los dispositivos de gama alta actuales, como smartphones o tabletas. Sin embargo, la mayor diferencia entre ambos es que el 850 incorpora 150 MHz más de frecuencia con respecto a sus núcleos principales.

A pesar de que se repite el Kyro 385, su frecuencia de reloj máxima es considerablemente superior, alcanzando los 2,95 GHz en comparación con los 2,8 GHz del chip para móviles Snapdragon 845. Estas características, según el fabricante, deberían bastar para ofrecer hasta un 30 por ciento más de rendimiento, 20 por ciento más de autonomía y hasta un 20 por ciento más de velocidad de descarga, con respecto a la anterior generación.

De momento, Microsoft no ha anunciado cuándo llegarán sus portátiles con el chipset de Qualcomm, sin embargo, es conocido que fabricantes como ASUS, Lenovo y HP apostarán de nuevo por los ultrabooks respaldados por la arquitectura ARM.