Cerebro Dieta

Las personas que hacen dieta suelen creen que para tener éxito sólo se requiere de fuerza de voluntad y dedicación. Sin embargo, de acuerdo a una reciente investigación, la clave del éxito podría residir en la arquitectura del cerebro.

Los científicos afirman que esta es una nueva evidencia de que, sin importar cuánto lo intenten, es en realidad el tamaño del cerebro lo que determina qué elecciones de alimentos se hacen, y que las diferencias en la estructura de la corteza prefrontal en el cerebro, puede explicar por qué algunas personas toman decisiones alimenticias más saludables que otras.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron los datos de 123 individuos sanos, 78 mujeres y 45 hombres con una edad promedio de 30 años, de una serie de pruebas que evaluaron los procesos de toma de decisiones dietéticas y la regulación de los alimentos.

Inicialmente se les solicitó a los participantes que tomaran sus decisiones dietéticas en base a su sabor, salubridad o elección de alimentos, como lo harían normalmente. Posteriormente, se les pidió que trataran de distanciarse de los alimentos que anhelan y que suelen ser altos en calorías.

Todos los participantes del estudio se sometieron a resonancias magnéticas.

Después de analizar las exploraciones, los investigadores encontraron que aquellos que tenían un mayor volumen en dos regiones en la parte frontal del cerebro, la corteza prefrontal dorsolateral y ventromedial, tenían más autocontrol y tomaban decisiones alimenticias más saludables.

Los autores del estudio sugieren que, dado que la estructura del cerebro puede cambiar con el tiempo, estas regiones cerebrales podrían tener como objetivo promover el autocontrol de la dieta y combatir la obesidad.

La investigadora Liane Schmidt, del Hospital Pitié-Salpêtrière en Francia y coautora del estudio, manifestó:

“Hacer dieta implica regular las elecciones de alimentos para comer más alimentos saludables y menos alimentos poco saludables. Las personas difieren dramáticamente en su capacidad para lograr o mantener esta regulación, pero no está claro por qué. Este estudio muestra que las personas con más volumen de materia gris en la corteza prefrontal dorsolateral y ventromedial son mejores para ejercer el autocontrol de la dieta”.

El papel de la corteza prefrontal dorsolateral se centra en las habilidades cognitivas que incluyen la memoria de trabajo, la atención y la evaluación de las recompensas; mientras tanto, la corteza prefrontal ventromedial desempeña un papel en la capacidad de controlar las emociones y en el proceso de toma de decisiones.

El estudio es uno de los primeros en sugerir que el tamaño de estas estructuras juega un papel importante en la forma en que tomamos decisiones en lo que respecta a la salud.

El equipo notó que la estructura del cerebro puede cambiar con el tiempo debido al estilo de vida de una persona, lo que significa que el patrón alimenticio puede alterar directamente la formación del cerebro y su funcionamiento.

Referencia: Neuroanatomy of the vmPFC and dlPFC predicts individual differences in cognitive regulation during dietary self-control across regulation strategies. The Journal of Neuroscience, 2018. https://doi.org/10.1523/jneurosci.3402-17.2018