Con los rápidos avances dentro del sector de la robótica, es normal que a veces leamos y escuchemos noticias impresionantes sobre los beneficios que las máquinas han aportado a una gran cantidad de personas, sobre todo en el sector de la salud. Las prótesis robóticas son un hecho desde hace bastante tiempo, sin embargo, el simple hecho de pensar en que una persona que sufrió una amputación de una extremidad pueda controlar una prótesis robótica con la mente, es bastante complejo.

Ya en 2016 los investigadores de la Universidad de Minnesota demostraron que esto es posible, logrando que un grupo de personas pudiesen mover su brazo robótico utilizando nada más que la mente y un casco con sensores que no requieren contacto directo con el córtex motor humano.

Ahora, una publicación de Quartz ha mostrado el caso más exitoso que prueba que esta tecnología ha avanzado considerablemente. En concreto, un hombre llamado Johnny Matheny, quien perdió buena parte de su brazo izquierdo hace un par de años, y desde entonces ha utilizado un brazo robótico controlado por su mente.

El proyecto que desarrolló la prótesis de Matheny estuvo a cargo del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, y fue financiado por el Departamento de Defensa de EE.UU. Sin embargo, lo que más ha impresionado a los investigadores y a los medios de comunicación estadounidenses con respecto a este caso, es que además de trabajar en el jardín y la cocina, Matheny ha comenzado a aprender a tocar el piano con facilidad con ambas manos (la prótesis y la mano derecha).

De esta forma, el hombre se ha convertido en la primera persona que experimenta el sueño biónico. Desde hace 5 meses tiene incorporada la prótesis, que aún está en etapa de prueba y forma parte de la investigación de la Universidad John Hopkins, la cual no ha anunciado cuál será la próxima etapa de esta creación.

Escribir un comentario