En un anuncio reciente, los directivos de Block.one anunciaron que la Blockchain de EOS no ha sido habilitada, aún tras la finalización de la Oferta Inicial en Criptomonedas (ICO) del proyecto EOS, efectuado este viernes 2 de junio, y con la cual se recaudaron US$4 mil millones.

Recordemos que hace un año, exactamente en junio del 2017, la compañía Block.one informó que estaría lanzando su propia red en Blockchain y tokens EOS, las cuales estarían respaldadas por el software EOS.IO e integrado con un sistema que realizaría el proceso de minería a través de “un sistema de votación de aprobación contiua”, de acuerdo con la compañía.

Asimismo, las nuevas tokens distribuidas durante la ICO de EOS estuvieron respaldadas en la Blockchain de Ethereum, es decir, eran tokens ERC20; sin embargo, por ahora se encuentran congeladas y los usuarios que invirtieron en ellas se encuentras a la espera de que sean movilizadas a la res principal de EOS, a fin de poderlas usar. Esto quiere decir que esas tokens no podrán ser usadas hasta que el proyecto arranque.

Al parecer, la razón del congelamiento se debe a ciertas vulnerabilidades en el funcionamiento de la Blockchain de EOS. De acuerdo con el grupo de investigación ‘Vulcan 360’, se detectaron 50% de direcciones de tokens EOS no registradas aún en la red, sumado a la presencia de un posible atacante que estaba ejecutando de forma remota una serie de códigos arbitrarios en los nodos y que podría tomar control de toda la red.

Según Daniel Larimer, el desarrollador en jefe del proyecto, una vez se hubiesen resuelto los inconvenientes, se daría inicio a lo planteado, incluso incitó y se comprometió con dar una recompensa de $10.000 dólares a quienes colaboraran con la detección de bugs y fallas en el software.

En su publicación por Twitter, Larimer señaló que:

Ayúdenos a encontrar errores críticos en #EOSIO antes de nuestra versión 1.0. US$10 mil por cada error único que puede causar un colapso, así mismo les daremos privilegios o un comportamiento no determinista en los contratos inteligentes. La oferta estará sujeta a cambios. Necesitaremos su identificación y su validez quedará a la discreción de Block.One.

Por su parte, Siddharth Kalla, cofundador del ‘Turing Advisory Group’, aclaró lo siguiente:

La prueba real de si uno debería alarmarse o no debería venir una vez que la red esté activa y funcionando. El lado humano de la seguridad, el voto, los incentivos económicos, etc., son mucho más difíciles de probar que los errores en el código durante la fase de prueba.

Los desarrolladores encargados del proyecto están ejecutando una serie de testnets, para cumplir con todos los controles de la cadena, el software y la seguridad que buscan validar. Cuando todos estén de acuerdo en que tienen una configuración que funciona, se lanzará un anuncio general para poner en funcionamiento la red.

Por el momento, permanecemos a la espera de mayores avances y noticias.

Escribir un comentario