Arana Casa

Los insectos han estado viviendo y evolucionando con los humanos durante toda nuestra historia; por tal motivo no es de extrañar, sea de tu agrado o no, que tu casa esté plagada de pequeños insectos, siendo las arañas uno de los más frecuentes.

Si bien los hogares de la moderna sociedad no se caracterizan por ser anfitriones amables de estos insectos, el entomólogo Mathew A. Bertone, académico en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, aconseja no matar a las arañas que se encuentren bajo tu techo.

El catedrático argumenta que las arañas son una parte importante de la naturaleza y de nuestro ecosistema interior, además de ser organismos compañeros por derecho propio.

De acuerdo con el científico, que se especializa en la identificación de insectos, los arácnidos rara vez son agresivos o peligrosos. De hecho, los humanos son mucho más amenazantes para las arañas que el caso inverso, y señala que estas criaturas incluso pueden estar ayudando al alimentarse de plagas u otras arañas.

Al frente de un equipo de investigadores, Bertone realizó una encuesta visual de 50 hogares de Carolina del Norte para estudiar los artrópodos que viven en esas residencias. En cada casa que visitaron encontraron arañas. Las especies más comunes fueron arañas de telaraña y arañas bodega.

Ambas especies crean redes con las que atrapan a su presa. Las arañas de sótano a veces dejan sus redes para cazar otras arañas. Aunque son depredadores generalistas, aptos para comer cualquier cosa que puedan atrapar, las arañas capturan regularmente plagas molestas e incluso insectos portadores de enfermedades, como los mosquitos.

El temor a las arañas es natural. Para muchos sus patas resultan repulsivas y si bien casi todas son venenosas y sus colmillos pueden perforar la piel, la mayoría de las especies tienen un veneno demasiado débil como para causar problemas en los humanos.

Recomienda Bertone: “Si realmente no puedes soportar esa araña en su casa, apartamento, garaje o cualquier otro lugar, en lugar de matarla, intenta  capturarla y liberarla afuera; de ese modo encontrará otro lugar adonde ir, y ambas partes estarán más felices.

De acuerdo a cifras de Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, con sede en Atlanta, las picaduras de arañas son extremadamente infrecuentes. Las mordeduras suelen ocurrir porque una araña está atrapada o es contactada involuntariamente, y la agresión ocurre como un mecanismo de defensa.

Aunque hay algunas especies médicamente relevantes como la familia de arañas viuda y las arañas reclusas, incluso sus picaduras son poco comunes y rara vez causan problemas graves.

Además, una revisión realizada en el año 2016 mostró que el 78 por ciento de 134 casos médicos de mordeduras aparentes de araña no cumplían los criterios requeridos para una mordida de araña verificada.

Referencia: Arthropods of the great indoors: characterizing diversity inside urban and suburban homes. PeerJ, 2016. http://dx.doi.org/10.7717/peerj.1582