El hacker Daniel Beckwitt ha sido acusado por la muerte de Aksia Khafra, un trabajador que contrató para la construcción de un túnel subterráneo. Los abogados alegan que el túnel tenía el propósito de servir como un búnker para refugiarse de una bomba nuclear.

Khafra murió en un incendio que se produjo mientras se encontraba excavando el túnel de 6 metros de profundidad y 60 metros de extensión, en septiembre del año pasado. El proceso se realizó bajo extremas medidas de clandestinidad, sin que las autoridades se enteraran en lo absoluto. Beckwitt pasaba buscando a Khafra en su casa en Virginia y lo llevaba a la ubicación del túnel en Bethesda, Maryland, mientras lo obligaba a utilizar unos lentes oscuros que le impedían ver el sitio de trabajo. Solo podía quitárselos estando en el túnel.

Khafra solía utilizar herramientas eléctricas para excavar y a veces comía y dormía en el lugar. El incendio se produjo en el sótano de la casa de Beckwitt, y según los abogados, fue producto de una configuración no convencional de construcción, la cual incluía una serie de cables de extensión para proveer de energía a los equipos.

También había cantidades significantes de basura y trastes, lo cual dificultaba más el escape. Ante estos hechos, los abogados acusaron a Beckwitt de una “indiferencia extrema” y que sus acciones implican homicidio bajo las leyes de Maryland, que podría llevarle a enfrentar hasta 30 años en prisión.

A pesar de que los abogados de Khafra pidieron cárcel sin derecho a fianza para Beckwitt, la juez del circuito, Sharon Burrell, asignó una fianza de 100.000 dólares, que dado el estatus de millonario del hacker, podrá pagar sin problemas. Robert Bonsib, el abogado de Beckwitt, argumentó que su cliente no representa una amenaza para la comunidad, y que el incidente se trató de un “trágico accidente”.

Daniel Becwitt es un hacker y experto en seguridad que ha presentado varias conferencias sobre el tema y tiene además un interés por teorías de conspiración. Según su abogado, el túnel “era su proyecto para crear un búnker seguro por su preocupación sobre las tensiones internacionales”, especialmente con Corea del Norte y sus misiles.

Beckwitt y Khafra se conocieron por internet por razones de negocios. Khafra había expresado su deseo de convertirse en un emprendedor exitoso con su proyecto ‘Equity Shark’, mientras que Beckwitt invirtió miles de dólares en el emprendimiento, una plataforma web de inversionistas.

Escribir un comentario