Religionblockchain

La ciencia y la religión, en parte, siempre han estado en discordia. Los aficionados de ambas partes nunca parecen ponerse de acuerdo, excepto en el caso del ex CEO de Augur, Matt Liston, quien recientemente presentó su nuevo culto en Blockchain.

Cabe destacar que Augur es una plataforma basada en Blockchain que funge como un servicio de predicciones del mercado.

El nuevo culto, llamado 0xΩ (probablemente pronunciado “Zero ex Omega”), fue anunciado durante un evento en el Museo de Nueva York, en donde Liston repartió 40 copias de su material “Flame paper”, que servirá como una especie de libro religioso en donde se representan los principios y detalles de la “religión” de la plataforma.

De acuerdo con Liston:

Es un marco religioso que podría permitir que los conjuntos de creencias se actualicen mucho más rápido y también para democratizar la relación entre la membresía y la convergencia en lo que todos creen en esta comunidad.

En este sentido, el objetivo del 0xΩ será eliminar la figura de autoridad en la comunidad que apoya el proyecto y darle prioridad ‘legislativa’ a las opiniones de los seguidores. En otras palabras, los usuarios tendrán, incluso, la potestad y libertad de modificar partes del supuesto testamento presentado en el “Flame paper” o podrían divergir las donaciones ya hechas para apoyar ciertas causas benéficas.

Por su parte, “el primer paso del modelo de gobernanza de la religión será una reminiscencia de cómo los accionistas pueden actualizar los estatutos a través de un voto mediante un proxy”, según lo reportado por Forbes.

Asimismo, el modelo permitirá que los usuarios identifiquen, aprueben y desarrollen sus propios textos religiosos por medio de contratos inteligentes que les darán acceso a un códigos basado en la Blockchain de Ethereum. Digamos que alguien desea tomar una escritura sobre el catolicismo y publicarla, ahora será posible hacerlo mediante la Blockchain de 0xΩ.

Actualmente, con los avances tecnológicos desarrollándose diariamente y en un mercado altamente volátil, la cantidad de fanáticos o proclamados “profetas” siguen apareciendo en el panorama público, generando cambios radicales en las tendencias de un mercado que depende más de la opinión de los consumidores, que de los productores.