El Photoshop es un programa de referencia en lo que a la edición fotográfica digital respecta; de hecho, es conocido entre personas que no tienen conocimientos profundos sobre fotografía o artes gráficas en general.

En este sentido, para muchas personas, Photoshop es el mejor programa de retoque fotográfico que existe, siendo el programa de referencia para varias industrias y una gran fuente de recursos para Adobe Systems Inc.

Mientras tanto, para otros es fuente de polémica, teniendo en cuenta su potencial para presentar de forma realista imágenes que salen de la creatividad de sus usuarios, siendo una de las principales herramientas usadas por revistas reconocidas para publicar fotos falsas de personajes de la farándula. En los siguientes párrafos revisaremos su historia: cómo nació y cómo terminó en las manos de Adobe.

Photoshop es la historia de dos hermanos: Thomas y John Knoll

Thomas Knoll siempre estuvo interesado por la informática, aprendiendo a programar a edades tempranas, lo que lo llevó a desarrollar prácticas en el área al trabajar en diversas empresas dedicadas es esto, antes de empezar la Universidad, momento para el cual, ni siquiera existía el concepto del ordenador personal.

Cuando Thomas inició sus estudios de Doctorado en la Universidad de Michigan, empezó a programar algoritmos para buscar ejes en imágenes, los cuales, aún en la actualidad, se incluyen dentro del paquete de herramientas que ofrece Photoshop.

Estas son las mejores alternativas de Photoshop para Android

Por su parte, John Knoll estaba más interesado en temas artísticos, tales como efectos especiales, lo que le llevó a trabajar en empresas tales como Industrial Light & Magic y Chief Creativity Officer, de la mano con personalidades de prestigio tales como James Cameron, Guillermo del Toro y el mismísimo George Lucas.

Parte del trabajo de John, para el año de 1987, implicaba la mezcla de imágenes digitales, lo que, para el momento, se hacía de forma manual en la industria del cine. Entonces, en vista de la carencia de herramientas que le permitiesen lograr con éxito su cometido, le pidió ayuda a su hermano, Thomas.

Esta situación se repitió de forma frecuente: John le solicitaba a Thomas ideas para procesar imágenes y este desarrollaba un programa que lo hiciese. En una de estas oportunidades, John, cansado de tener que usar muchos programas, acompañó a Thomas en el desarrollo de un único programa que uniese todas las herramientas; el nombre de ese programa era Display.

Específicamente, Display tenía como función principal la de mostrar imágenes de 24 bits en pantallas de 8 bits, además de llevar a cabo algunos procesos básicos. En tanto esto, John continuaba pidiéndole más funciones a su hermano, quien estaba en plena labor de realizar su tesis doctoral.

En función de todo esto, la aplicación creció a tal magnitud que John y Thomas consideraron que la mejor decisión era vender el código, por lo que, a partir de ese momento, la dupla de hermanos emprendió la tarea de enseñar el programa a diferentes empresas dedicadas a la informática.

La primera versión de Photoshop llega a Barneyscan

Luego del desarrollo de la versión original de la aplicación, los hermanos empezaron a buscar a las personas más idóneas para financiar su proyecto, objetivo que lograron gracias a una empresa ubicada en Berkeley, California, llamada Barneyscan, la cual estaba dedicada a la fabricación y venta del primer escáner a color de alta calidad.

Para el momento, siendo la década de los ochenta, la empresa tenía problemas para atraer clientes, pues no era mucho lo que podían hacer con sus equipos, mas allá de digitalizar las fotografías; así que, cuando los hermanos Knoll les presentaron su producto, la empresa se mostró realmente interesada.

Color Grab, la app que te permite obtener los datos de cualquier color

Thomas le solicitó a Barneyscan 300.000 dólares, además del 18% de los ingresos como parte de la venta de los derechos por el programa; sin embargo, recibió una oferta diferente: fusionar la aplicación con el scanner de la empresa para recibir 250 dólares como regalías por cada venta.

Por lo tanto, el programa se modificó de forma que sólo pudiese ser usado si el scanner de la empresa estaba conectado a la computadora. De esta forma, la versión del programa de edición pasó a llamarse “Barneyscan XP” y vendido como parte de un paquete, junto al scanner.

En un principio, esto fue un gran éxito, recibiendo más atención de la que la empresa estaba acostumbrada. No obstante, la decisión de Barneyscan de comprar unicamente la licencia de una versión del programa, más allá de adquirir la plataforma completamente, gracias a un inversor que no estaba a favor de dicho acuerdo, le abrió las puertas a otras compañías para que llegasen a acuerdos con los hermanos Knoll.

Photoshop pasa a manos de Adobe

Así fue como, luego de un año del lanzamiento del “Barneyscan XP”, Russel Brown, el director de arte de Adobe, se mostró interesado en el programa, lo que se tradujo en la compra de la licencia y de los derechos de distribución del programa.

En este momento, vale acotar que la historia detrás del nombre del producto gira en torno a una conversación con los directivos de una compañía informática. Cansados del nombre original, pensaron en otras formas de llamar el programa, tales como “Image Pro” o “Photolab”, sin embargo, ya existían otros productos con nombres similares de la mano de empresas como IBM y Amiga.

Esta es la primera fotografía de un átomo

Así, en una presentación a una compañía, uno de los directores le preguntó a Thomas: “¿Has pensado en Photoshop para el nombre?”, ante lo que este les comentó que no y les preguntó si les molestaría que usasen su idea. A partir de ese momento, la aplicación lleva el nombre por el que todos le conocemos: Photoshop.

Para el mes de septiembre de 1989, los hermanos Knoll iniciaron las negociaciones con Adobe, los cuales, eran conocidos para ese momento, por su lenguaje de descripción de páginas PostScript. En ese momento, la empresa tenía interés por hacerse espacio en el campo de la publicación de documentos digitales; ya tenían aplicaciones para la maquetación de páginas y para el diseño de dibujos vectoriales, por lo que, una herramienta de edición de imágenes les caía como anillo al dedo.

De esta forma, llegaron al acuerdo con los hermanos de que, mientras ellos se encargarían del desarrollo del programa de forma independiente, la empresa se encargaría de los procesos de comercialización y venta del producto. Más adelante en el año de 1995, Adobe, cansada de pagar las licencias por el programa, decide comprar todos los derechos de este, convirtiéndose en propietaria de Photoshop.

Curiosamente, Thomas Knoll se negaba a ser un empleado más de Adobe, por lo que el trato fue que la empresa subcontrataría a la compañía de este de forma que continuase trabajando en Photoshop.

Finalmente, en el año 2013, Thomas emigra a California, por lo que le resultó más conveniente ser un empleado de Adobe, a fin de tener una mejor cobertura de su seguro médico en dicho estado y así es como se ha desarrollado, hasta el momento, el programa de edición de imágenes más reconocido en la faz del planeta.

Más en TekCrispy