Guerra Neolitico

La genética puede revelar muchos secretos enterrados; eso incluye un coqueteo extramarital, los orígenes de nuestros antepasados y en este caso, puede haber revelado que los hombres casi se exterminaron. Un reciente estudio realizado por científicos de la Universidad de Stanford indica que la diversidad genética entre los hombres, o más exactamente, la diversidad dentro de sus cromosomas Y, disminuyó drásticamente hace 7.000 años.

Estos indicadores genéticos se conocen desde hace cierto tiempo y fue llamado “cuello de botella del cromosoma Y neolítico”. Es un punto en nuestro pasado de la edad de piedra cuando nuestra diversidad genética se estranguló repentinamente, al menos entre los genes transmitidos por el hombre.

Genes inaccesibles podrían explicar por qué los humanos somos el “primate gordo”

Los datos indican que después de un período de aproximadamente 2.000 años de decadencia, sólo quedaba un hombre fértil vivo para aparearse con cada 17 mujeres. Se trata de un evento registrado en las líneas de sangre de personas de todo el mundo.

No es raro que la diversidad genética entre las personas ocasionalmente disminuya considerablemente. Pero lo que sucedió hace unos 7.000 años es único. Esto se debe a que la diversidad genética sólo disminuyó entre los hombres: además, esta disminución se ha producido muy recientemente, lo que ya indica que puede tener algo que ver con el cambio de las estructuras sociales.

Según los investigadores, después de que la humanidad adoptó la agricultura hace unos 12.000 años, la gente comenzó a organizarse cada vez más en clanes. En muchos casos, los hombres que nacían en dicho clan permanecían allí, mientras que las mujeres, a través del matrimonio, podían cambiar a otro clan.

Debido a que comparten un antepasado masculino, todos los hombres dentro de ese clan estaban relacionados entre sí, y por lo tanto, tenían cromosomas Y similares. Basándose puramente esos cromosomas Y, se pensaría que casi todos los hombres en el clan tuvieran el mismo padre.

Si bien eso podría justificar el declive en la diversidad genética entre los hombres que pertenecen al mismo clan, los estudios muestran que la diversidad genética entre los clanes también disminuyó. Los investigadores proponen que la explicación más probable para justificar ese declive fueron las guerras.

El investigador Marcus W. Feldman, profesor en el Departamento de Biología de la Universidad de Stanford y coautor del estudio, explicó: “La presencia de tales clanes dio lugar a una competencia intergrupal violenta que se centró principalmente entre los miembros de los grupos de descendencia masculina”.

Esencialmente, los clanes victoriosos exterminaron a los hombres del clan rival para asegurar el dominio continuo y la erradicación de una potencial competencia. Según los datos, la carnicería habría sido horrible; la matanza fue tan intensa que sobrevivió una vigésima parte de la población masculina. La lucha debió haber persistido durante generaciones, y los primeros signos de civilización surgieron de esas cenizas.

La anorexia es un trastorno psiquiátrico, pero también metabólico

Esta parece una explicación muy apropiada. Los modelos matemáticos y las simulaciones por computadora sugieren que los autores del estudio están en el camino correcto.

En esas simulaciones, los científicos permitieron que los hombres lucharan entre ellos para obtener las materias primas que su clan necesitaba para sobrevivir; los resultados, de manera cónsona con la propuesta de los investigadores, mostraron una drástica disminución de la diversidad genética entre los hombres.

Referencia: Cultural hitchhiking and competition between patrilineal kin groups explain the post-Neolithic Y-chromosome bottleneck. Nature Communications, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41467-018-04375-6

Más en TekCrispy