Recientemente, Venezuela ha ingresado el ecosistema de las criptomonedas con el Token denominado Petro (PTR). Sin embargo, el panorama no ha sido muy claro desde su lanzamiento y tampoco han contado con un clima de estabilidad en lo relacionado a la minería de estos activos digitales.

El pasado 29 de mayo, empresas dedicadas a los envíos internacionales del pais, aprobaron una medida en la que ya no se incluía a los equipos de minería de criptomonedas como “artículos aprobados” para su importación.

Según se conoció, las autoridades de las aduanas venezolanas se darán a la tarea de confiscar tanto equipos de minería, como tarjetas gráficas y computadoras destinadas a este proceso que ingreses al pais por cualquier vía aérea, terrestre o marítima.

A raíz de esto, las empresas que se hacían cargo de los traslados, actualizaron sus portales web con la nueva normativa que prohíbe la entrada de estos equipos para informar a sus clientes y así evitar cualquier inconveniente que esto pudiera ocasionar.

Liberty Express, una de las más grandes empresas de envíos internacionales, hizo lo propio en su plataforma, recomendando a sus clientes que no realizaran el envío de ninguno de estos artículos o de lo contrario serian dados por perdidos. Por otro lado, algunas empresas del mismo ramo, aunque no han actualizado sus sitios en internet, le han manifestado a sus clientes personalmente que ha quedado prohibido este tipo de articulo para el traslado.

A pesar de que el gobierno de Venezuela ha sido entusiasta con el tema de las criptomonedas, con una notable promoción de su token y una participación en múltiples conferencias relacionadas, se han dado varias irregularidades para facilitar el manejo de estos activos a los ciudadanos, tanto en su adquisición, como en la realización de la actividad minera en el ecosistema.

Escribir un comentario