Reteval

El vínculo entre los problemas de visión y la esquizofrenia es bien conocido. En este contexto, un equipo de investigadores de la Universidad de Rutgers informa que un dispositivo portátil desarrollado para registrar la actividad eléctrica de la retina, común en los consultorios de los optometristas, es capaz de diagnosticar con precisión la esquizofrenia.

Los investigadores consideran que esta herramienta representa una forma rápida y económica de utilizar para que los profesionales de la salud puedan diagnosticar, evaluar la efectividad del tratamiento, así como predecir la recaída y la gravedad de los síntomas en pacientes con la enfermedad.

El dispositivo, llamado RETeval, se desarrolló en base a estudios previos que mostraban que las personas con esquizofrenia tenían actividad eléctrica anormal en la retina, así como en pacientes con trastornos neurológicos como la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson.

En el estudio, los investigadores evaluaron a 50 participantes: 25 con esquizofrenia y 25 sin trastorno psiquiátrico diagnosticado. En la prueba, los participantes cerraron un ojo y colocaron el otro contra el dispositivo RETeval, el cual emitió de 10 a 20 luces blancas o de colores de diversa intensidad sobre un fondo blanco o de color.

Los investigadores colocaron un pequeño electrodo cutáneo en la piel debajo del ojo para registrar la actividad eléctrica de la retina. A fin de evaluar la actividad en diferentes tipos de células retinianas, realizaron la prueba bajo condiciones de luz normal y después de que los participantes pasaran 10 minutos en la oscuridad. La mayoría de las pruebas individuales se completaron en dos minutos.

Los resultados muestran que el dispositivo indicó con precisión una actividad eléctrica reducida en la retina en múltiples capas de células en los participantes con esquizofrenia, incluso en tipos de células que no se habían estudiado anteriormente en este trastorno.

La observación de los biomarcadores en el ojo como una forma de entender los trastornos psiquiátricos es un nuevo campo de estudio. Al respecto el investigador Steven Silverstein, profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Rutgers y coautor del estudio, explicó:

“Dado que la retina es parte del sistema nervioso, lo que sucede en ella probablemente refleje lo que está ocurriendo en el cerebro. Por ejemplo, sabemos que ciertos cambios en la retina, como adelgazamiento del tejido  o debilitamiento de la actividad eléctrica, ocurren junto con pérdida de tejido cerebral y actividad cerebral reducida en pacientes con trastornos neurológicos.”

Los investigadores indican que, si bien durante el estudio el dispositivo portátil fue capaz de distinguir claramente a las personas con esquizofrenia de las personas sin un diagnóstico psiquiátrico, es demasiado pronto para llamar a esto una herramienta de diagnóstico. Sin embargo, estos resultados muestran un acercamiento importante a una prueba precisa que es más rápida, menos invasiva, económica y más accesible a los pacientes.

Referencia: Electroretinographic anomalies in schizophrenia. Journal of Abnormal Psychology, 2018. http://dx.doi.org/10.1037/abn0000347