Reconocimiento Facial Trata De Personas

Según las cifras de la Organización  Internacional del Trabajo para el año 2016, se estima que más de 40 millones de personas en todo el mundo fueron forzados a caer una forma moderna de esclavitud, como el trabajo forzoso y la explotación sexual. A pesar de que recientemente se han tomado medidas para combatir esta realidad, sitios web como Craiglist han facilitado a los traficantes de personas sus actividades permitiendo que publiquen anuncios.

Con el fin de acelerar los esfuerzos de las autoridades en la búsqueda de los responsables de estos delitos y sus víctimas, una startup estadounidense, con sede en la ciudad de Pittsburgh, creó en el 2013 una plataforma web para rastrear a estas personas.

Su nombre es Marinus Analytics, y su fundadora, Emily Kennedy fue la creadora de esta herramienta, llamada Traffic Jam, mientras trabajaba en un proyecto en la Universidad de Carnegie Mellon. Ella afirma que el problema radica en que la tecnología ha facilitado que los traficantes hagan lo que quieran, y las autoridades han quedado atrás con sus esfuerzos de frenarlos.

Desde que fundó la startup, Kennedy ha trabajado con más de 75 agencias de policía y fiscalías de Estados Unidos y Canadá, incluyendo el FBI. Hasta el momento, la herramienta ha permitido recuperar hasta 120 víctimas de trata de personas. Sin embargo, la plataforma de búsqueda podría ser aún más efectiva gracias a FaceResearch, la primera herramienta de reconocimiento facial para hacer que las investigaciones sobre tráfico sexual sean más eficaces y rápidas.

A través de una combinación entre las herramientas de búsqueda desarrolladas por la startup, FaceResearch permite a los investigadores comparar una foto de una persona desaparecida con anuncios de Internet creados para atraer a los clientes a contratarla para actividades sexuales. En caso de que exista una coincidencia, los datos vinculados al anuncio ofrecerán pistas sobre la ubicación de la víctima y las autoridades procederán con su búsqueda.

Antes de que fuese incorporada esta herramienta de reconocimiento facial a Traffic Jam, las autoridades podían encontrar a las víctimas, pero por lo general pasaba mucho tiempo antes de lograrlo debido a la gran cantidad de anuncios que debían visualizar para buscarla. En concreto, tenían una foto al lado de su ordenador e iban buscando anuncio por anuncio para identificar a la víctima.

En este sentido, FaceResearch reduce el proceso de horas o días a unos pocos minutos, dependiendo del caso. Para acelerar los esfuerzos por combatir la trata de personas, Kennedy ha planteado que Traffic Jam sea ampliamente utilizado por las agencias de policía y organizaciones fuera de América del Norte.