Nuevo Estandar Braille Microsoft Apple

Las herramientas de accesibilidad de los productos informáticos de la actualidad tienden a dejar a un lado a las personas que sufren de discapacidad visual. Apple y Microsoft desean cambiar esa realidad, y junto a otros gigantes tecnológicos han colaborado con una organización sin fines de lucro llamada USB Implementers Forum, para crear un nuevo estándar USB que posibilitará conexiones más simples para los dispositivos de braille.

En concreto, la idea de este nuevo estándar es permitir que las personas con discapacidad visual puedan utilizar de manera más fácil sus pantallas braille en dispositivos de hardware o sistemas operativos. Según un comunicado de Microsoft, este estándar ha recibido amplio apoyo de la industria tecnológica, las empresas de tecnología de asistencia (AT) y las organizaciones no gubernamentales que defienden a las personas con discapacidad visual.

En este caso, la estandarización de este tipo de conexiones mejorará considerablemente la implementación de los dispositivos de braille, disminuyendo costos y tiempo de lanzamiento al mercado, además de ser una gran ayuda para las personas ciegas. Según la compañía, esta tecnología simplificará el desarrollo de software especial y personalizado para un sistema operativo particular o lectores de pantalla específicos.

Microsoft dijo además que brindará soporte para este nuevo estándar a partir del 2019. Con motivo del anuncio, Mike Hill, Director Técnico de Dolphin Computer Access, afirmó:

Al igual que las personas sin discapacidad visual, nuestros usuarios de SuperNova cambian regularmente entre el uso de su PC con Windows y su iPhone. Mover sin esfuerzo su pantalla braille entre estos dispositivos será una acción muy popular para nuestros clientes.

Finalmente, las compañías involucradas afirmaron que la tecnología permitirá eliminar las barreras entre las personas, ya que el braille es una forma de comunicación ampliamente utilizada en hogares y entornos laborales de todo el mundo. Este estándar es un ejemplo de cómo la industria tecnológica puede ser más inclusiva cuando se lo propone, destacando también el esfuerzo de las ONG por incentivar a estas compañías a ampliar el alcance de sus productos a sectores más reducidos.