Vendaje Compresion Cambia Color

La terapia de compresión es uno de los tratamientos más usados para los pacientes con úlceras venosas y otros problemas de salud en los que a las venas se les hace difícil devolver sangre de las extremidades inferiores.

Por ello, existen medias de compresión y vendajes, que se envuelven alrededor de la extremidad afectada para estimular el flujo sanguíneo. El problema radica en que este método no permite determinar si la presión aplicada al vendaje es la correcta para un determinado paciente.

Esto es lo que han buscado solucionar los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), quienes han desarrollado fibras fotónicas sensibles a la presión y las han tejido en un vendaje de compresión tradicional. En este sentido, a medida que el vendaje es estirado, las fibras cambian de color.

De esta forma, los médicos utilizarían una tabla de colores para estirar el vendaje hasta que coincida con el color que indicaría la presión deseada para el paciente. Las fibras fotónicas servirían como un sensor de presión continuo que indicaría si aflojar o apretar el vendaje.

Mathias Kole, profesor de ingeniería mecánica del MIT, afirmó que cada año, varios cientos de miles de personas en Estados Unidos sufren de muchas afecciones médicas que deben ser tratadas con vendajes de compresión, por lo que obtener la presión correcta del vendaje es fundamental.

Según un comunicado de prensa del MIT, el color de las fibras fotónicas no viene de una pigmentación intrínseca, sino que su configuración estructural está diseñada cuidadosamente para cumplir con su objetivo. Cada fibra es aproximadamente 10 veces el diámetro de un cabello humano, y fueron fabricadas a partir de capas ultrafinas de materiales de goma transparentes, que enrollaron para crear la estructura final.

Esta estructura enrollada permite que la luz se refleje en cada interfaz por capas individuales, que son suficientes para que cada reflexión interactúe para fortalecer los colores en el espectro visible, haciendo que en algunos casos el brillo de otros colores disminuya. Esto permite que la fibra tenga color, dependiendo del grosor de las capas internas de dicha fibra.

Los investigadores afirmaron que están buscando la forma de ampliar el proceso de fabricación de fibra, ya que actualmente fabrican fibras con algunas pulgadas de largo, y esperan producir más adelante metros o kilómetros de dichas fibras. En ese caso, las fibras podrían ser fusionadas con el tejido de la ropa, los zapatos, y obviamente, los vendajes de compresión.