Blackberr Mercury 3

Una cosa es que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) sea el organismo que más ha perseguido, a veces de forma injusta, a las compañías que promueven las Ofertas Iniciales de Moneda (ICOs), y otra muy distinta es que los ejecutivos detrás de estas ofertas creen situaciones fraudulentas para engañar a los inversionistas y a las autoridades.

Un ejemplo claro de ello lo ha dado Michael Stollery, también conocido como Michael Stollaire, quien ha sido acusado por la SEC, junto a su compañía Titanium Blockchain Infraestructure Services se violar las reglas antifraude y de registro ante la institución en relación a una ICO millonaria que promovió.

En concreto, la agencia acusó a Stollaire de afirmar que tenía relaciones con compañías como Disney y PayPal, razón suficiente para emitir un documento de congelamiento de activos y el nombramiento de un beneficiario en relación a la venta del token, cuya ICO logró recaudar hasta US$ 21 millones.

Recordemos que una acusación similar por parte de la SEC recayó sobre los fundadores de la ICO de Centra Tech, ya que éstos mintieron en relación a los operadores de redes de las tarjetas Visa y Mastercard.

Robert Cohen, jede de la Unidad Informática de la División de Aplicación de la SEC, dijo en un comunicado con respecto a Stollaire, que la ICO se basó en una campaña de marketing en redes sociales que engañó a los inversionistas sobre los aliados comerciales de la empresa. Asimismo, el organismo instó a los inversionistas a ser cautelosos al momento de realizar sus inversiones.

La denuncia de la SEC contra Stollaire y Titanium fue presentada el pasado 22 de mayo, y se mencionan además a las empresas EHI Internetwork y Systems Management Inc., como supuestos aliados comerciales de la promotora de la ICO, algo realmente injustificable en caso de que se compruebe la veracidad de esta acusación.