Insecto Palo

A pesar de su excelente camuflaje, los insectos palo son el alimento favorito de muchas especies de aves. Sus huevos, además de tener un tamaño, color y forma que se asemejan a las semillas de las especies de plantas locales, se distinguen por estar recubiertos con una capa de oxalato de calcio, que forma una lisa capa exterior más dura que la mayoría de los huevos de insectos.

Muchas especies de insectos palo son capaces de fertilizar sus propios óvulos, un fenómeno conocido como partenogénesis, por lo que es frecuente que los pájaros se alimenten de hembras llenas de huevos fertilizados, como si fueran frutas llenas de semillas.

Estos factores impulsaron a un equipo de científicos japoneses a investigar la posibilidad de que los huevos de insecto palo aún sean viables después de ser comidos y excretados por un depredador aviar.

Para probar su teoría, seleccionaron a uno de los principales depredadores de los insectos palo en Japón, el bulbul de orejas catañas (Hypsipetes amaurotis), y lo alimentaron con una mezcla de semillas y huevos de tres especies de insectos palo (Ramulus irregulariterdentatus, Neohirasea japonica y Micadina phluctaenoides).

Los investigadores encontraron que una parte considerables de los huevos de insecto palo pudieron pasar ilesos a través del tracto digestivo, lo que significa que los patrones alimenticios de las aves pueden estar facilitando una forma más novedosa de dispersión para las criaturas de movimiento lento.

Para las tres especies de insecto palo, entre el 5 y el 20 por ciento de los huevos transitaron todo el tracto digestivo del ave sin sufrir daño alguno. Los científicos también confirmaron que para una especie (R. irregulariterdentatus), los huevos recuperados del excremento del ave se incubaron con éxito.

Las plantas han desarrollado estrategias para distribuir sus semillas, y la más común es la dispersión de semillas por los animales. Algunas plantas producen frutos llamativos que atraerán a los animales, los cuales comen las frutas y excretan las semillas enteras. Los insectos palo se mezclan en sus ambientes y no buscan activamente la atención de los depredadores, pero ya que insectos palo no pueden viajar muy lejos por sí mismos, ser comidos por las aves en realidad puede facilitar la expansión de sus hábitats.

El investigador Kenji Suetsugu profesor en el Departamento de Biología de la Universidad de Kobe y autor principal del estudio, expresó:

“Basándonos en estos hallazgos, nos gustaría investigar si se puede encontrar una estructura genética similar a los insectos palo a lo largo de las rutas de vuelo de migración de las aves, y si hay similitudes genéticas entre los insectos palo y las plantas que dependen de las aves para la distribución de semillas”.

Al respecto, los autores del estudio indican que su próximo paso es analizar la estructura genética de los insectos palo.

Referencia: Journal Ecology, 2018. http://dx.doi.org/10.1002/ecy.2230