Addiction Treatment

Desde la creación de las criptomonedas hay poco que no hayamos visto. Las tendencias actuales de inversión y lanzamientos de proyectos o ICOs han ido en aumento desde los últimos meses, especialmente del 2018.

Muchas empresas se han volcado al comercio digital, así como individuos a invertir fortunas en las monedas digitales más populares del mercado actual, aún bajo la amenaza constante sobre su alta volatilidad.

En vista de esto, los nervios de algunos empresarios pueden quedar susceptibles, o por lo menos así piensan los creadores del centro de rehabilitación “Castle Craig Hospital”, la primera “crypto clinic” en Escocia, que anunció recientemente sobre su plan de tratamiento para adictos a las criptomonedas.

Los expertos consideran que, como cualquier otra adicción a juegos de azar o apuestas, las inversiones con criptomonedas pueden volverse algo más que un ideal de ahorro o capitalización.

La clínica ya posee un programa para tratar adicciones al alcohol y drogas, y ahora agregó a la lista un plan de tratamiento para las obsesiones financieras digitales descentralizadas.

A pesar de la falta de estadísticas oficiales sobre el índice de casos de afecciones, los ejecutivos del Castle Craig afirman que existen más de 13 millones de personas en el mundo quienes actualmente invierten en algún tipo de criptomoneda.

En este sentido, Chris Burn, un terapista del hospital afirmó lo siguiente:

El mercado de criptomonedas es fluctuante y de alto riesgo a atraer al jugador problemático. Proporciona emoción y un escape de la realidad. Bitcoin, por ejemplo, ha sido objeto de grandes cantidades de transacciones y ha previsto enormes ganancias y pérdidas. En definitiva, es una clásica burbuja financiera.

Por su parte, Tony Marini, un exparticipante del programa de adicciones, estará dirigiendo algunas charlas y tratamientos en el hospital.

Veo el comercio de criptomonedas como una forma para que las personas se escapen sus propios problemas. La primera etapa del tratamiento es unirse a las terapias de grupo y compartir sus historias de vida. Esto los ayuda a identificarse a sí mismos con otros y a darse cuenta de que no están solos”, exclamó Marino en una entrevista reciente.

Tal vez la problemática de las criptomonedas no se enfoque sólo a su volatilidad, sino al efecto que genera en los millones de inversionistas alrededor del mundo. Pero, en definitiva, podemos acordar que en el mundo financiero moderno existen motivos de sobra para obsesionarse, creando muchas veces algo más que empatía y un poco más de adicción.